La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Durante el Encuentro anual del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas

El Vaticano asegura que la crisis obliga a reflexionar sobre nuevos aspectos éticos en los procesos financieros

El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, considera que la crisis económica ha puesto de manifiesto la necesidad de reflexionar sobre nuevos aspectos de la responsabilidad y la ética en los procesos financieros. Durante el Encuentro anual del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas (CCEE) que tiene lugar este martes en Roma bajo el lema ‘Europa y la nueva evangelización’, ha señalado que también ha puesto en evidencia la  insostenibilidad de un mercado que va por su cuenta.

Concretamente, ha destacado que la crisis exige una reflexión fundamental sobre «el destino, la dignidad y la vocación espiritual de la persona» y ha subrayado que la Iglesia acoge «positivamente» este «desafío» ofreciendo «a la sociedad entera nuevas vías de encuentro y de diálogo a través del Evangelio».

En este sentido, el número dos del Vaticano ha señalado que en la Europa de hoy «es cada vez más difícil distinguir entre verdad, errores y mentiras», puesto que «un cierto pluralismo no permite que se distinga entre bien y mal».

De esta forma, el cardenal Bertone ha recordado que «junto a una sana laicidad está presente también un laicismo intolerante» y ha destacado que «muchas veces» se utiliza el principio «de no discriminación» como «arma en el conflicto de los derechos para construir una dictadura del relativismo que tiende a excluir a Dios, la dimensión comunitaria y pública de la fe o la presencia de los símbolos religiosos».

Según ha afirmado el purpurado, la dictadura del relativismo «se encuentra en un conflicto abierto contra los valores cristianos tradicionales» como «el matrimonio entre un hombre y una mujer o la defensa de la vida desde su concepción hasta su muerte natural».

En este sentido, el purpurado ha recordado que desde los años 60, Europa ha asistido «a una evolución crítica y a veces también dramática, de la experiencia religiosa» ya que, por una parte, Europa ha sufrido «una erosión cultural de los valores tradicionales», y por otra ha sido testigo «de una inédita búsqueda personal, a veces desorientada, de la presencia de Dios, especialmente entre los jóvenes».

Asimismo, el secretario de Estado ha destacado que la nueva evangelización se produce «en un mundo que cambia» y en un contexto «muchas veces indiferente y algunas veces hostil». En este sentido, el cardenal Bertone ha exhortado a los obispos europeos a mantener «su confianza en Dios y en su Palabra» aunque con «un sano realismo» para «reconocer los obstáculos».

El purpurado ha invitado a los obispos a «desmontar los prejuicios» y preparar «el terreno lo mejor posible» antes de echar «la semilla del Evangelio» en los fieles.

Por último, el cardenal Bertone ha recordado que se cumplen 40 años desde la creación del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas y ha exhortado a los prelados a renovar «su compromiso con la nueva evangelización».