La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Nuncio de Su Santidad en España recuerda que “es urgente educar en la verdad”

El Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Renzo Frattini, pronunció ayer unas breves palabras en la inauguración de los trabajos de la XCVIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, donde señaló que “en nuestro recuerdo están muy vivas las experiencias de la reciente Jornada Mundial de la Juventud”. Así, destacó el “verdadero ejemplo de fe y de civismo de más de dos millones de jóvenes” y recordó que “este evento histórico constituye un signo de esperanza importante en la misión de toda la Iglesia”.  
El Nuncio subrayó, asimismo, que “los jóvenes buscaban a Jesús” y que “con el Santo Padre postrado, todos le adoraron presente en el Santísimo Sacramento en medio de un silencio más elocuente que cualquier palabra. Sabían que Dios estaba ahí y Él, con su Espíritu Santo, ha fortalecido su fe y ha confirmado su caridad, que los ha convertido en testigos de esperanza en sus ambientes”.

“El éxito de la JMJ está en la gracia del Señor, en las oraciones, que movidas por el amor a la Iglesia y obedeciendo vuestras iniciativas, han elevado las almas contemplativas desde sus claustros, a las que se han sumado las de tantos cristianos, familias, niños, jóvenes, adultos y también enfermos, que ofrecen al Señor su dolor”, dijo.

Manifestó que las Diócesis “han sabido aprovechar la pastoral juvenil, poniendo todos los medios a su alcance” y ha insistido en que esa pastoral “debe continuar”. De hecho, el programa de esta Asamblea presenta el nuevo plan pastoral, “que sintetiza en la Nueva Evangelización”, cuyo punto crucial viene recogido en los “Lineamenta” de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos, en los que se habla de “emergencia educativa”. Así, “la Nueva Evangelización en la iniciación de la fe debe ir acompañada hoy por una acción educativa desarrollada por la Iglesia como servicio al mundo”. Por ello, “es urgente educar en la verdad”, una tarea que consiste en “transmitir los valores fundamentales de la existencia de un recto comportamiento” para que los jóvenes “viviendo su relación con Jesucristo, vean el sentido de su vida y puedan contribuir en la sociedad mediante un compromiso de vida auténtica”.

Finalmente, afirmó que “la Iglesia en España tiene un claro modelo que ofrece a toda la Iglesia” y, transmitiendo el deseo del Santo Padre de hacer pública “la concesión del título de Doctor de la Iglesia”, destacó que “este maestro de santos es ejemplo de fidelidad sacerdotal, su palabra será siempre estímulo de la prioridad de la vida espiritual, sin la cual sería imposible ejercer un ministerio fecundo e identificarse realmente con todos los signos que comportan la propia identidad sacerdotal, la cual reclama totalmente la mente y el corazón en íntima unión con Jesucristo”. “Reciban mis más sentidas felicidades porque el Santo Padre ha acogido favorablemente la solicitud de esta CEE para la declaración de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia Universal”.