La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Pelear no: acordar

El ciclón financiero que azota a Europa apenas parece afectar a los candidatos en campaña electoral en nuestro país, ajenos a las nuevas amenazas que se ciernen sobre el euro y sobre el mismo Tratado de la Unión. Ayer mismo, el candidato Rubalcaba insistía en la afirmación de sus clichés ideológicos, y en el debate a cinco que ofreció Televisión Española, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, rizaba el rizo del esperpento al tratar de echar la culpa a la oposición del aumento del paro y de la destrucción del tejido económico por no haber apoyado las escasas medidas adoptadas por su Gobierno. 

El PSOE rehuye sus responsabilidades, pero además intenta minar la esperanza de la mayoría social que se ha decantado a favor del cambio.  Las soluciones a la crisis europea van a ser fruto de los acuerdos que se tomen en Europa y la estrategia adoptada para el PSOE, basada en las diferencias ideológicas, contribuye a aumentar más aún su propio descrédito. Han sido las recetas socialistas las que han agravado hasta límites extremos la crisis española, que tanto ha contribuido, además, a la inestabilidad europea. Por ello lo que espera la mayoría de españoles es un cambio radical de política económica y social que, se quiera o no, tendrá que estar en consonancia con los acuerdos que se adopten en Bruselas. Eso será más fácil con la aportación de un Gobierno español más fuerte y creíble. No es hora de pelear sino de pactar pensando en el bien común.