La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Un reto fascinante y prometedor

 

Octavio Roncero, periodista.- Si Rajoy gana por mayoría absoluta el próximo 20 de noviembre, se encontrará ante un problema fascinante. Tendrá en sus manos la posibilidad de enfrentarse ante una situación difícil, casi imposible de superar, pero apasionante para un político que sea honrado y que tenga como norma de conducta servir a los ciudadanos y, por eso servir al país. En definitiva: levantarlo, física y moralmente.

Pocas veces en la historia un político se ha encontrado ante semejante reto. Espero, con verdadera ilusión que se haga acreedor de semejante hazaña.

No será fácil sacar al país de la situación a la que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha llegado, con su “ingeniería social” en un intento de empobrecerlo, física y moralmente, hasta extremos inauditos. No parece concebible que un Gobierno socialista se haya cebado en los más desheredados hasta extremos verdaderamente aberrantes, y haya llevado a millones de españoles a unos límites de pobreza verdaderamente tercermundista. Pero lo triste es que así ha sido, para su vergüenza.

Sin embargo, eso no es todo. Paralelamente al empobrecimiento del país, los socialistas, los grandes y los pequeños, se han lanzado al robo, la estafa y el despilfarro hasta unos extremos difícilmente creíbles y todo ello en una España empobrecida con millones de españoles sin un solo ingreso en su casa, entre los cerca de cinco millones de parados.

El problema es tan grave que hasta la BBC no se explica cómo España no “arde en llamas” ante los”casi cinco millones de desempleados”, y esto es solo un aspecto de la situación a que ha llevado al país, en un intento –demoníaco- de querer borrar de la mente y el corazón de los españoles sus convicciones más queridas: Y todo ello llevado con una frialdad inusitada y con un despotismo poco conocido por los españoles y con una soberbia y un desparpajo que para si querrían los dictadores mas crueles de la historia del mundo.

La rapiña del gobierno central y los gobiernos autonómicos ha sido tal que ha dejado vacías las arcas del país, con gastos muchas veces innecesarios o abultados y ¡regalos! a entidades españolas y extranjeras, que harían enrojecer de vergüenza al más pintado. Y todo eso sin dedica un solo segundo de su tiempo, ni un solo euro, para tratar de paliar o simplemente reducir el número de los parados.

La ruina económica es tan solo un aspecto, lacerante y grave, pero la utilización del Gobierno como un instrumento totalitario para cambiar la mentalidad de los españoles hasta extremos aberrantes, es algo totalmente nuevo en nuestra larga historia, tan llena de aspectos negativos, pero nunca realizados con tanta frialdad y tanto nepotismo, queriendo arramplar con lo mas querido por los españoles.

El profesor de Historia Moderna y Contemporánea, Antonio R. Peña, lo dice así: “Desde el 2004, el PSOE y el Gobierno de Zapatero, han venido sembrando las semillas de la división, del odio y de la intolerancia entre los españoles”. Cuando se le pregunta: ¿Por qué contra los católicos y la Iglesia?, contesta: “La Iglesia católica es la que con mayor firmeza está resistiendo el proyecto de ingeniería social del gobierno socialista”.

No sólo la religión ha sido objeto de su ataque sino que ha intentado, y conseguido muchas veces hasta entrar en el corazón de los españoles, como por ejemplo. intentar llevar a los niños de las escuelas,  corta edad (tres años) una educación sexual, intentando llegar a lo más íntimo de los seres humanos, niños pequeñitos, y esto dirigido por “personas” adiestradas.

No podemos olvidar la asignatura “Educación para la Ciudadanía” con el propósito  de adoctrinar a los jóvenes españoles. Pero la lista de las leyes, en su intento de “ingeniería social”  creo que asciende a cerca de treinta, la simple lectura de los títulos de las mismas muestra cual es el propósito que subyace, todo ello con el propósito de cambiar al país hasta lo tuétanos, de arriba abajo con una frialdad rayana en la crueldad.

Hay  todavía algo más serio que  todo lo que venimos denunciando, o por los menos tan grave, que ya es decir: fomentar el odio entre españoles, trocear al país, negociar con terroristas e intentar desgajar  de España a regiones enteras….

La simple lectura de alguna de sus leyes da escalofríos. Se inicia con las leyes relacionadas con la familia, “fundamento de la sociedad y de la civilización tal como la conocemos (Forum Libertas) se ha convertido en los últimos siete años en el principal caballo de batalla de los sucesivos ministros del Gobierno español, con su presidente  a la cabeza”.

–         Se inicia con la Ley de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género, aprobada poco después  de constituirse el Gobierno socialista. (28-12—2004)

–         Ley del Matrimonio Homosexual, con adopción

–         Ley del Divorcio “expres”.

–         Ley de Fecundación Asistida sin Limitaciones

–         Decreto por el que se puso en marcha la Educación para la Ciudadanía.

–         Ley de Identidad Sexual (cambio de sexo en el Registro Civil, sin necesidad de presentar ninguna modificación de las características sexuales secundarias)

–         Ley de Investigación Biomédica. (abre las puertas a una futura práctica de la clonación y permite la manipulación de embriones)

–         Edad de emancipación sexual a los 14 años.

–         Propuesta por la que se elimina del Código Civil la posibilidad de corregir razonable y  moderadamente a los niños.

–         Ley del Aborto, denominada oficialmente Ley de la Salud Sexual y Reproductiva (aborto libre como derecho. Educación sexual obligatoria desde los 3 años, modificación de la enseñanza de la medicina en las Universidades, aborto libre a los 17 años sin consulta previa a los padres.. en definitiva la imposición de Ideología de Género como norma de conducta oficial)

–         Cambios en el Registro Oficial de los apellidos. El funcionario puede decidirlo.

Y así hasta cerca de treinta leyes y disposiciones, todas del mismo jaez. Adiós, Zapatero, adiós. Y bien venido al reto de cambiarlo todo, Mariano Rajoy.