La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Al analizar la Jornada de reflexión, diálogo y oración por la paz y la justicia

Federico Lombardi recuerda: «Dios no puede ser excluido del horizonte del hombre sin que se deshumanice»

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, reiteró que Dios no puede ser invocado por cualquier clase de terrorista, pues matar va en contra de la verdadera naturaleza de la religión.

Al analizar la Jornada de reflexión, diálogo y oración por la paz y la justicia celebrada por el Papa y el resto de líderes religiosos del mundo en Asís, el Padre Lombardi explicó desde su editorial del informativo semanal «Octava Dies» del Centro Televisivo Vaticano, que la atmósfera vivida en la cita fue el verdadero mensaje de paz enviado tres veces desde aquellas tierras italianas por el Beato Juan Pablo II junto al resto de líderes religiosos de todo el mundo.

El Padre Lombardi explicó que «Dios no es una propiedad que pertenece a quienes se adhieren a las religiones, cuyas prácticas a veces esconden al verdadero Dios. Aquel verdadero Dios que no puede ser invocado por terroristas, y no puede ser excluido del horizonte del hombre sin que se deshumanice».

Aseguró que durante el encuentro, los numerosos peregrinos evocaron «realmente el carisma de Francisco – de Asís-, que ve y siente con simplicidad la presencia de Dios en todas las criaturas, continúa a atraer hacia Asís todas las personas de mente y corazón abierto, y ayuda a abrazar las diversas identidades en un camino común de diálogo, de fraternidad, y de alegría».

Finalmente, recordó que el camino que debe seguir el mundo inicia en Asís, un camino siempre dirigido hacia la paz, evitando siempre cualquier vía que pueda llevar a la destrucción.

«No se puede nunca asesinar o odiar en nombre de Dios, porque su verdadero nombre es su común paternidad por todos los hombres: El amor», concluyó.