La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Fiesta de acogida de los jóvenes

El mismo día de su llegada, el Sto. Padre, impaciente por encontrarse con los jóvenes fue a la Plaza de la Independencia primero, donde atravesó el arco de la Puerta de Alcalá acompañado de jóvenes. Allí, le recibieron unos caballos jerezanos y fue donde nuestro Alcalde, el Sr. Gallardón le entregó la llave de Madrid. Finalmente, ya en Cibeles, se encontró con los jóvenes.

El Santo Padre no dudó en denominar a Madrid “capital de los jóvenes del mundo y donde toda la Iglesia tiene puestos sus ojos”. Y añadió: “El Señor nos ha congregado para vivir en estos días la hermosa experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud”. “Recemos para que su mensaje de esperanza y amor  tenga eco también en el corazón de los que no creen o se han alejado de la Iglesia”.

Sin duda es el Pastor que cuida de todos. Que se preocupa por todos y los quiere a todos. Insiste el Santo Padre en su felicidad ante este encuentro: “A todos os saludo cordialmente en el Señor y os reitero que  es una gran alegría estar aquí con todos vosotros. Que la llama del amor de Cristo nunca se apague en vuestros corazones”.

El pistoletazo de salida fue directo al corazón de los jóvenes. Tuvo ocasión de dirigirse a ellos en varias lenguas con una palabra adecuada a cada uno. Dijo en francés: “Tenéis interrogantes y buscáis respuestas. Es bueno buscar siempre. Buscad sobre todo la verdad que no es una idea , una ideología, un slogan, sino una Persona: Cristo”.

A los de habla inglesa les expresó sus deseos de “que estos días de oración, amistad y celebración os acerquen entre vosotros y al Señor Jesús. Poned en Cristo el fundamento de vuestras vidas. Arraigados y edificados en él, firmes en la fe y abiertos al poder del Espíritu encontraréis vuestro puesto en el plan de Dios.”

A sus compatriotas, los alemanes, les hace una llamada  fuertemente espiritual: “En estos días, juntos confesaremos, profundizaremos y transmitiremos nuestra fe. Tendremos nuevamente esta experiencia: es Él quien da verdadero sentido a nuestra vida. Abramos nuestro corazón a Cristo”.

Anima a los italianos a vivir estos días  “con espíritu de oración intensa y de fraternidad dando testimonio de la vitalidad de la Iglesia”

También, se dirige a los de habla portuguesa, sin duda ya pensaba en el Próxima Jornada Mundial, en Brasil, “dejad que Su Palabra entre y eche raíces en vuestro corazones y. sobre ella, edificad vuestra vida”. “La Iglesia, necesita de vosotros y vosotros tenéis necesidad de esta Iglesia.

Finalmente, unas palabras a los Polacos “Os deseo unos días felices, días de oración y de fortalecimiento de vuestros lazos con Jesús. Que os guía el Espíritu de Dios”.

El Santa padre ya deja trazadas sus líneas maestras. El camino está abierto. Sólo queda recorrerlo.