La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Padre Mario C. Mula destaca que el fundador de los javerianos “ha marcado la vida de la Iglesia en tiempos difíciles y ese espíritu misionero es un ejemplo para la Iglesia de hoy”

Elena Cabrera. El próximo 23 de octubre el Papa Benedicto XVI proclamará Santo a Guido María Conforti, fundador de los misioneros javerianos. Con este motivo, hemos hablado con el Superior Delegado de los Misioneros Javerianos en España, P. Mario Carmelo Mula Spanu Sx., natural de Cerdeña (Italia) y misionero durante 19 años en Cali (Colombia), que nos ha hablado de cómo se están llevando a cabo los preparativos previos a la celebración, cómo se puede vivir el espíritu del fundador de los javerianos en la sociedad hoy y los viajes y actividades que se han organizado con este motivo 

-¿Cómo se están llevando a cabo los preparativos previos a un mes vista de la proclamación como Santo al fundador de los javerianos? 

 La Canonización de su propio Fundador es, para una Familia religiosa, un acontecimiento “histórico”, no solamente porque la Iglesia le reconoce un carisma especial sino porque “obliga” a sus hijos ¡a ser “más santos”! Como puede imaginarse, desde que el Papa Benedicto XVI anunció la fecha, ha empezado, para nuestra Familia de los Misioneros Javerianos un tiempo de intensa preparación.

En primer lugar, a nivel interno: nuestros Hermanos de la Dirección General nos han dirigido una carta titulada “La Gracia de la santidad”, donde se nos invita a todos a renovar nuestra vida y nuestra entrega, bajo la luz del ejemplo del Beato (y santo) Guido Mª Conforti.

Por otro lado, por medio de nuestros medios de comunicación internos a la Congregación, ha empezado un fecundo intercambio entre nosotros sobre los distintos aspectos de la figura del Fundador, sobre su ‘herencia carismática” y sobre el presente y futuro de la Familia que él fundó.

Como consecuencia de todo ello, se está dando un gran movimiento con múltiples iniciativas para dar a conocer, entre amigos, comunidades parroquiales, e Iglesia en general, a esta nueva figura de “santo”, convencidos que puede decir algo a los creyentes de este tiempo.

 -¿Puede suponer un antes y un después para el movimiento de los javerianos la canonización de su fundador? ¿Va a significar un nuevo impulso de fe para la familia misionera?

Sin duda, porque de alguna manera, al reconocerse la santidad del Fundador, el carisma heredado asume un valor, por así decirlo, “añadido”: se está afirmando que la intuición de la misión ad gentes, a los no cristianos, ha brotado de un corazón que ha adherido a Jesús y a su Evangelio, de una manera heroica!

El nuevo impulso consiste ahora en adaptar siempre mejor, desde los tiempos nuevos que nos toca vivir, su carisma: seguir diciendo y demostrando con nuestras vidas que merece la pena vivir la misión y que sigue siendo un deber “prioritario” para la Iglesia. Una señal fehaciente de esta tensión renovada a la misión entre los no-cristianos es una nueva apertura de la presencia de los Javerianos en el continente asiático -dentro de unos meses unos compañeros abrirán una comunidad javeriana en Tailandia. No somos muchos pero queremos confiar en el Dueño de la mies, para que haga llegar obreros a este nuevo campo de trabajo, desconocido para los Javerianos; confiamos así que el carisma del nuevo santo siga atrayendo nuevas fuerzas, bajo la fuerza del Espíritu.

Un desafío interno para la Familia javeriana es la que llamamos la “interculturalidad”: nuestra congregación está formada por personas procedentes de muchas y muy distintas culturas y esta riqueza de valores culturales tiene que armonizarse para que sirvamos bien a la misión y a Jesucristo. Nuestro Fundador no conoció esta realidad ‘reciente’ de las múltiples procedencias de sus hijos pero, desde su insistencia de que es fundamental para los Javerianos vivir en intensa fraternidad, todo se trasforma en fuerza y riqueza para la evangelización.

¿Qué le gustaría que se recordara de manera especial sobre Guido María Conforti, de cara a su canonización? 

No es un “santo” todavía muy conocido, pero su figura ha marcado la vida de la Iglesia en tiempos difíciles: además de su espíritu misionero y de su inquietud fuerte de anunciar a Jesucristo a los que todavía no lo conocen, creemos que Mons. Guido Mª Conforti merece ser recordado y propuesto como ejemplo a la Iglesia de hoy… Y si se me permite, como modelo para los Obispos de nuestra Iglesia de hoy: él, como obispo diocesano no descuidó su diócesis (en aquel tiempo, la Diócesis de Parma-Italia era un territorio muy difícil, desde un punto de vista pastoral) y al mismo tiempo supo abrir su corazón y sus horizontes al mundo entero. “Pastor de dos rebaños”, lo definió alguien, de los de cerca y de los que están lejos del Evangelio… Mons. Conforti, podría afirmarse, es ya un ejemplo de lo que el Concilio Vaticano II ‘dibuja’ como figura-tipo de un Obispo de la Iglesia para estos nuevos tiempos.

– ¿Cómo se puede vivir el espíritu de Conforti en la sociedad del siglo XXI? 

De muchas maneras. Nuestro Fundador repetía que el anuncio del Evangelio tiene que llevar personas y pueblos a conformar una Familia, la de los hijos de Dios… Algo que nosotros hemos transformado en un lema actual y significativo: “Hacer del mundo una sola Familia”, no con la fuerza de las armas u otros medios sino con la fuerza del Evangelio: fraternidad, acogida, riqueza intercultural… A través de Jesucristo. Un mensaje que no podría ser más actual, en estos momentos de enfrentamientos, egoísmos individuales y colectivos, etc.

En tiempos de globalización es importantísimo leer de una manera nueva, la realidad de hoy. Temas como el de justicia y paz, nuevos estilos de vida, respeto de la creación, aprecio sincero de las diversidades culturales, diálogo entre religiones y culturas, la Iglesia como vivencia de un pueblo enamorado de Jesucristo y preocupado por el anuncio del Reino de Dios… no son ajenos al espíritu misionero que nos transmitió Conforti, son signos más bien y forman parte de esa capacidad de respuesta a la Iglesia y al Evangelio, hoy y aquí que se nos exige a los misioneros!

-¿Qué viajes y actividades se han organizado con este motivo? ¿Quiénes participarán? 

Muchos Javerianos estaremos en Roma, acompañados por muchos de nuestros amigos y amigas, para participar en este acontecimiento “histórico” para nuestra Familia misionera. Nuestras comunidades javerianas se han transformado en un hervidero de iniciativas de todo tipo para celebrar y agradecer a Dios por esta figura que es, para nosotros, Padre y Modelo. Concretamente, aquí en España, estamos convocando a encuentros y celebraciones de agradecimiento, en las ciudades donde estamos presentes. El 13 de noviembre el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, presidirá una Eucaristía en la Catedral de la Almudena en agradecimiento a Dios por la canonización de los tres Santos Fundadores: Madre Bonifacia, San Luigi Guanella, y San Guido Mª Conforti. Además, el 3 de Diciembre la Parroquia Sagrado Corazón acogerá una celebración de la Eucaristía y recibirá su Ordenación Diaconal un compañero javeriano, Fco. Javier Martínez Rodrigo, de Soria, quien empezó su andadura como misionero en la Amazonía brasileña.

Folletos, nuestro periódico “Misioneros Javerianos”, pósteres e imágenes de todo tipo de nuestro Fundador, biografías, nuestra página web www.javerianos.org etc… son también medios que nos sirven para dar a conocer esta figura que añade una modalidad más de respuesta al Evangelio de Jesucristo.

Agradecidos a Dios por este regalo, estamos comprometidos con la misión ad gentes según el carisma de este Santo Obispo, Mons. Guido Mª Conforti: una alegría grande para nosotros sus hijos y una responsabilidad, pensando además que el año 2012 será para los Javerianos en España otro momento significativo: recordar y celebrar los 50 años de su presencia en este país.