No hay medicina que más cure que el cariño (Francisco)
ABOGA POR LA EXISTENCIA DE DOS ESTADOS

La Santa Sede pide que se tomen decisiones valientes para solucionar el conflicto entre Israel y Palestina

La Santa Sede ha pedido en la sede de las Naciones Unidas «decisiones valientes» para superar el conflicto entre israelíes y palestinos, aplicando el derecho internacional que prevé la existencia de dos Estados. El arzobispo Dominique Mamberti, secretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados, fue el encargado de exponer la posición vaticana en una declaración presentada ante la asamblea general.

Haciendo referencia a la reivindicación presentada el 23 de septiembre por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, de reconocer esta entidad como Estado miembro de la ONU, el comúnmente llamado “ministro de Asuntos Exteriores” del Papa consideró que la paz en Oriente Medio pasa por la aplicación de la Resolución 181 de la ONU, de 1947, que “sienta la base jurídica para la existencia de dos Estados”.

“Uno de ellos ya fue creado, mientras que el otro aún no ha sido aún constituido, a pesar de que han pasado casi sesenta y cuatro años”, asegura el arzobispo Mamberti. La Santa Sede, reconoció, “está convencida de que, si uno quiere la paz, hay que saber adoptar decisiones valientes”.

Por eso, aseguró, “es necesario que los órganos competentes de las Naciones Unidas tomen una determinación que ayude a poner por obra de forma efectiva el objetivo final, es decir, la realización del derecho de los palestinos a tener su propio Estado independiente y soberano, y el derecho de los israelíes a la seguridad, estando ambos Estados provistos de fronteras reconocidas internacionalmente”.

Según el representante del Papa, “la respuesta de las Naciones Unidas, sea la que sea, no constituirá una solución completa, y sólo se logrará una paz duradera mediante negociaciones de buena fe entre israelíes y palestinos evitando acciones o condiciones que contradigan las declaraciones de buena voluntad”.

“La Santa Sede, en consecuencia, exhorta a las partes a retomar las negociaciones con determinación y hace un apremiante llamamiento a la comunidad internacional para que aumente su compromiso y estimule su creatividad y sus iniciativas, para que se llegue a una paz duradera, en el respeto de los derechos de los israelíes y de los palestinos”, concluyó Mons. Mamberti.