El gran peligro en el mundo actual es el triste individualismo que nace del corazón avaro (Francisco)
Responde a quienes pedían una Eucaristía conjunta en Alemania

El Papa dice que la unidad con los protestantes no puede ser “creada por los hombres”

Benedicto XVI ha recordado este miércoles su reciente viaje a Alemania, donde celebró una celebración ecuménica con la comunidad evangélica del país y ha recordado que “una fe creada por los hombres no tiene ningún valor” porque “la verdadera unidad es un don del Señor”, tras las críticas recibidas por algunos representantes evangélicos, que lamentaron que el Papa no diera “un paso más” en este viaje y permitiera la celebración conjunta de la Eucaristía.

Así, el Papa ha destacado durante la habitual audiencia celebrada en la Plaza de San Pedro, que la unidad de los cristianos no “la hacen” los hombres sino que es “un don de Dios”. El Papa ya advirtió antes de su viaje que los cristianos no podían esperar “actos sensacionales” sino que se trataba de “rezar juntos” y colaborar unidos “a favor de la sociedad”.

Ante más de 10.000 personas congregadas en la Plaza de San Pedro, el Pontífice ha recordado que su discurso ante el Parlamento pronunciado el pasado jueves fue “histórico” puesto que fue la primera vez que un Papa hablaba ante el Parlamento alemán, donde recordó que “la medida del derecho” está inscrita “por el Creador en el ser mismo de la creación”.

En este sentido, el Pontífice ha subrayado que es necesario “alargar el concepto de naturaleza, comprendiéndola no sólo como un conjunto de funciones sino como el lenguaje del Creador para ayudar al hombre a discernir el bien del mal”. Asimismo, el Pontífice ha recordado que la religión “necesita de la libertad, así como la libertad necesita de la religión”.

Benedicto XVI ha recordado también que el viaje ha tenido un marcado carácter “ecuménico” e interreligioso y ha destacado sus encuentros con los musulmanes y hebreos.

Así, el Pontífice ha señalado que con los judíos “ha valorado los frutos obtenidos hasta ahora en el diálogo de la Iglesia con la comunidad hebraica en Alemania”, mientras que con los musulmanes ha subrayado “la importancia de la libertad religiosa para un desarrollo pacífico de la humanidad”.

Además, el Papa ha subrayado también la ceremonia ecuménica celebrada con la comunidad evangélica en el convento agustino de Erfurt, donde el fundador de la Iglesia protestante, Martín Lutero estudió y se ordenó como sacerdote. Precisamente, el Pontífice ha recordado que la unidad entre los cristianos no “se hace” sino que es “un don” de Cristo.

Por otra parte, el Pontífice ha rememorado su encuentro con cinco víctimas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes en las diócesis alemanas y ha destacado que les expresó su “dolor” y “cercanía” a su sufrimiento.

Asimismo, Benedicto XVI ha recordado la misa en el Estadio olímpico de Berlín y las vísperas al santuario de Etzelbach, así como la misa en la Plaza de la Catedral de Erfurt, donde recordó “el ejemplo luminoso de los fieles que han testimoniado el Evangelio durante los sistemas totalitarios”.

El Papa ha destacado también la misa celebrada el domingo en el aeropuerto turístico de Friburgo y ha subrayado que recordó entonces que “el servicio” de los cristianos a la sociedad “será fecundo cuando derive de una fe auténtica y viva” en unión “con la Iglesia”.

Finalmente, Benedicto XVI ha recordado su encuentro con los católicos comprometidos con la Iglesia y la sociedad, celebrado el domingo por la tarde en el Koncerthaus de Friburgo, donde animó a la Iglesia a “liberarse de fardos materiales y políticos para ser más transparencia de Dios” e invitó a los católicos a mirar “con esperanza” su futuro.