El gran peligro en el mundo actual es el triste individualismo que nace del corazón avaro (Francisco)

Bienestar, despilfarro y mentiras

La campaña iniciada por el PSOE contra los ajustes en las cuentas públicas de las Comunidades gobernadas por el Partido Popular, coincide con la reforma de la Constitución firmada ayer en La Zarzuela por el rey Juan Carlos, que establece un límite al déficit de las administraciones públicas. Curiosamente, esa medida, que responde a la lógica de no gastar lo que no se tiene, solo empezará a aplicarse como una ley de primer rango a partir del año 2020, en lugar de tener un efecto inmediato como exige la crisis que padecemos. Ese margen de nueve años parece permitir al candidato  Rubalcaba olvidarse de las deudas dejadas por su partido en las Comunidades donde ha gobernado hasta el pasado mes de mayo, para acusar al Partido Popular de desmantelar el Estado del Bienestar con los ajustes que se ha visto obligado a realizar ante la falta de fondos públicos.

El Partido Socialista ha decidido centrar su campaña electoral en la vieja estrategia del miedo a la derecha, como si el electorado hubiese perdido repentinamente la memoria de lo que ha sido su nefasta gestión de la crisis. Pero la herencia que deja de desempleo, déficit público y cierre de cientos de miles de empresas, sin olvidar los recortes a las pensiones y salarios de los funcionarios, es demasiado evidente para ocultarla con nuevas mentiras. Desgraciadamente no podemos esperar una campaña de altura, en la que los grandes partidos coincidan en las grandes reformas necesarias, como sucedió en Alemania. Aquí los socialistas prefieren jugar a las motosierras y las guadañas.