La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

A vueltas electorales con la ley del aborto

 

Es bueno que los partidos políticos definan de manera clara sus principios para que los ciudadanos sepan a qué atenerse en las urnas. Por eso, es de alabar el esfuerzo que está realizando el PP anticipando algunas propuestas concretas, que pondría en marcha de llegar a gobernar tras el 20 de noviembre. Hay que recordar que algo así, tan de sentido común, ha sido incumplido por el PSOE durante los últimos ocho años, aprobando leyes que nunca estuvieron en su programa electoral.

Por todo ello, se agradece la voz clara del Partido Popular en un asunto tan decisivo como es el derecho a la vida. Ana Pastor ha confirmado que, si llegan al Gobierno, derogarán la actual ley del aborto porque les parece injusta e innecesaria. Y en efecto, así es. Es una ley innecesaria, que nadie pidió, aún más injusta que la ya existía, porque da el salto cualitativo de considerar como un derecho la eliminación de la vida de los que van a nacer.

La Ley que tenemos actualmente en vigor nos retrata. Debe ser derogada cuanto antes como un primer paso para incentivar políticas de apoyo explícito a la familia y a la maternidad. Desde el punto de vista de la táctica política, volver a la Ley anterior puede ser considerado como un mal menor, pero como ciudadanos debemos denunciar la irracionalidad del aborto y trabajar para que su abolición sea posible. Tenemos derecho a una sociedad que cuente con leyes justas, donde no se confunda la injusticia con el derecho.