La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La Huelga de Educación

España entera vive una profunda crisis económica, la educación, también. La Comunidad de Madrid no recorta nada, tan sólo pide a los profesores de la enseñanza pública que de sus 25 horas, dediquen 20 a dar clases y 5  a las demás tareas formativas; tutorías, reemplazsos, trabajos de preparación, encuentro con las familias, etc., etc… 5 horas semanales multiplicado por el número de profesores del centro: 15, 20, 30,35… son muchas horas y el Colegio puede funcionar muy bien.  No se suprime nada. Se condensa.

La Huelga tiene efectos muy negativos para los alumnos y para las familias y eso es lo que más nos tiene que preocupar. Los Profesores, intrínsecamente vocacionados, no tienen límite horario. Es una vocación como la medicina. El Médico no se va porque es la “hora”, atiende al enfermo mientras hace falta.  Esa es mi propia experiencia. Cuando yo estaba en Colegios –privados concertados, sí- horas de clase hasta 30 y no lectivas, las necesarias. En casa, se sigue el trabajo y felices de poder ayudar.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid, con más de un trabalenguas, sólo habla del cambio de actividad no del aumento de horario. La realidad del profesorado de los centros privados-concertados, nos dice que se puede trabajar más horas como horario lectivo y cobrar menos. Repito la educación es una vocación. Pero tenemos que ver con agudeza esta situación. Los profesores están siendo manejados  por aquellos a los que conviene esta situación. En vísperas de Campaña electoral y con los augurios previstos, tener a la izquierda en la calle es casi un requisito irrenunciable. Hay que calentar motores…

Don Alfredo, si Usted quisiera podía pacificar el sector. Vd. fue Ministro de Educación y lo sabe. Los Profesores son muy buena gente pero también manejable.  La campaña electoral tendría que ser pacífica y serena. Contribuya p.f . que nos conocemos bien. Los profesores están en un callejón sin salida. Me encantaría ayudarles a encontrar el camino de salida que, ciertamente, no es la huelga, los grito falsos, la guerra a la Presidenta de la Comunidad de Madrid y a su Consejera de Educación.  Me consta que las dos, como toda la Consejería, quiere la paz y el bien, pero desde el realismo.

Un detalle de las falsedades que funcionan: esta tarde, cuando volvía a casa escuché a la Consejera de Educación que decía “Hemos convocado  POR DOS VECES A LOS SINDICATOS para dialogar y nos han dado plantón”. Y un poco después escuchaba a dos representantes de los sindicatos: “la Presidenta de la Comunidad de Madrid, no dialoga, Esperamos que con estas huelgas y manifestaciones, reconsidere su postura y nos llame al diálogo”… ¡Seamos serios!. Mientras  manejemos datos falsos, no podremos restablecer la paz y la armonía escolar. Señores de los sindicatos: la calle, los gritos, las falsedades, las actitudes hirientes, etc., etc… no pueden ayudar a la CALIDAD EDUCATIVA. Y EN ESTE PUNTO, NOS ENCONTRAMOS TODOS.

No se trata de ganar batallas, por otra parte imposibles. Recuerdo lo que decía al principio: la crisis afecta a todos, también a la educación. Es verdad que invertir en educación es un bien de presente y de futuro; pero no se puede hacer todo lo que es un bien cuando no hay dinero. Además no se puede culpar a Madrid de los recortes de años anteriores; el mismo Ministerio de Educación impuso el recorte, porque así lo determinó el Consejo de Ministros, bajó los salarios de los funcionarios y ahí caímos todos. Este año, Madrid, tampoco ha recortado. Ha redistribuído que es muy dist8nto.

Señores Profesores, tengo infinito respeto por ustedes y no quiero perdérselo. Yo también soy Profesora y sé lo duro que es, pero también, lo maravilloso que es ver crecer a nuestros alumnos. La situación presente nos habla de austeridad, de esfuerzo, de trabajo, de sacrificio y, todo esto es muy educativo. Es importante que nuestros  alumnos y alumnas nos vean  como trabajadores austeros.

Vivimos tiempos recios, como diría Santa Teresa, pero esto fortalece el espíritu. Me ofrezco a ayudarles, a dialogar, a buscar caminos de encuentro que sean un bien para nuestros alumnos y sus familias.

¿Nos vemos?

María Rosa de la Cierva y de Hoces rscj

Miembro del Consejo Escolar del Estado