La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Santo Padre exhorta a sacerdotes y laicos a colaborar juntos para «la renovación» de la Iglesia en Alemania

Benedicto XVI ha exhortado a «los sacerdotes, las personas consagradas y los laicos que creen en Cristo» a colaborar «juntos» para la «renovación de la Iglesia» en Alemania y para superar «los grandes desafíos del presente y del futuro», tras el escándalo de los abusos sexuales perpetrados por sacerdotes que han causado una profunda disminución de los católicos en este país. Así lo ha manifestado durante la misa de conclusión de su tercer viaje a Alemania en el aeropuerto turístico de Friburgo.

En su homilía, ha recordado que la Iglesia en Alemania «seguirá siendo fermento en la sociedad» si los cristianos «en comunión con su obispo» mantienen alta «la antorcha de una fe inalterada». Ante cientos de miles de católicos congregados en la explanada del aeropuerto de Friburgo, el Papa ha recordado que la Iglesia alemana «seguirá siendo una bendición para la comunidad católica mundial» si permanece «fielmente unida a los sucesores de Pedro y de los Apóstoles», así como se deja «contagiar» por la «alegría de la fe» de las iglesias jóvenes.

Además, ha recordado que «los agnósticos que no encuentran paz por la cuestión de Dios» o incluso «las personas que sufren a causa de nuestros pecados» y tienen «deseos de un corazón puro» están «más cerca» de Dios «que los fieles rutinarios, que ya solamente ven en la Iglesia la institución, sin que su corazón quede tocado por la fe». Y ha advertido que muchos de los que «entienden de religión» en un primer momento «dicen sí a la voluntad de Dios» pero «su religiosidad acaba siendo una rutina y Dios ya no les inquieta».

 Respecto a «las cosas terribles que suceden hoy en el mundo», dijo que hay teólogos que dicen que Dios no puede ser omnipotente» y ha declarado que «frente a esto» los católicos deben «profesar la fe en Dios todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra».

   No obstante, el Pontífice ha precisado que «esto no significa que todos los que viven en la Iglesia y trabajan en ella deban ser considerados alejados de Jesús» y ha agradecido «a tantos colaboradores, empleados y voluntarios» sin los cuales «sería impensable la vida en la parroquias y en toda la Iglesia».

En su última celebración multitudinaria de su tercer viaje a Alemania, Benedicto XVI ha recordado que Dios «ha puesto un límite a su poder al reconocer la libertad» de los hombres y ha subrayado que Dios «respeta la libertad» y «no coacciona»

   Por ello, el Pontífice ha pedido a los cristianos que tengan «un corazón abierto» para «superar la indiferencia» frente a Dios y estén dispuestos «a abandonar el mal».

   Finalmente, el Papa ha destacado que la vida cristiana «debe medirse continuamente con Cristo» y ha exhortado a los católicos a mantener la «unidad» dentro de la Iglesia porque la vida cristiana «es una proexistencia, un ser para el otro». «Haced plena mi alegría estando firmemente unidos a Cristo» ha concluido.

   Benedicto XVI se reunirá esta tarde en un encuentro privado con los jueces del Tribunal Constitucional alemán y celebrará un encuentro breve con católicos comprometidos con labores sociales y de voluntariado, como conclusión de su tercer viaje a su tierra natal.