La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
“SIN PRESCINDIR DEL DIÁLOGO”

El Custodio de Tierra Santa considera que la creación del Estado de Palestina es la solución «más justa» al conflicto del Cercano Oriente

Ante la iniciativa tomada por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, el Custodio de Tierra Santa, el padre franciscano Pierbattista Pizzaballa, ha señalado que la creación de dos Estados, Israel y Palestina, es la solución «más justa» para resolver el conflicto. No obstante, el padre Pizzaballa ha destacado que la petición anunciada por “Abu Mazen” a las Naciones Unidas para que se reconozca a Palestina «no puede prescindir del diálogo» porque «sin el diálogo, las cosas pueden sólo empeorar». «Está claro que no será posible ninguna conclusión del conflicto si israelíes y palestinos no se ponen a debatir, algo que no hacen desde hace tiempo», ha afirmado.

Además, el custodio de Tierra Santa ha subrayado que espera que «no haya grupos, movimientos, asociaciones o elementos singulares que se aprovechen de la situación» que la traduzcan «en clave violenta», aunque ha declarado que «ve a la población cansada y exhausta de cada forma de violencia», por lo que confía en que no suceda «una tercera Intifada». Según ha explicado el padre Pizzaballa, el reconocimiento por las Naciones Unidas de Palestina «podría ser una presión ulterior para acercar a ambas partes» y ha subrayado que «sin diálogo paritario no se va a ninguna parte».

El pasado 11 de septiembre, los representantes de las iglesias cristianas de Jerusalén difundieron una declaración conjunta, en la que insistieron en la necesidad de dos estados para los dos pueblos y la urgencia de un diálogo.    Según un sondeo realizado por el Centro Palestino de la Investigación Política y recogido por la emisora vaticana, el 83 por ciento de los palestinos considera «justa» la decisión de Abu Mazen de pedir a la ONU el reconocimiento del Estado Palestino, aunque el 78 por ciento cree que Israel aumentará la presión sobre Palestina, mientras que el 64 por ciento teme que los Estados Unidos bloquearán las ayudas económicas. El 35 por ciento de los entrevistados apoya la lucha armada.