La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
CARTA PASTORAL

El Arzobispo de Toledo destaca que la JMJ “ha supuesto un reto»

De cara al nuevo curso pastoral, el Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, ha escrito una carta pastoral con el título “Afrontar un curso pastoral”, en la que señala que “nos ponemos en marcha” estos meses para ofrecer un año más a las parroquias, movimientos apostólicos, cofradías, grupos de apostolado seglar o de acción social y caritativa de la diócesis “un servicio insustituible: anunciar y vivir el misterio de Cristo en su Iglesia”, aunque “con acentos concretos y prioridades pastorales”.

En su escrito reconoce que “estamos gozosos por la buena experiencia de los Días de la Diócesis, que precedieron a la preciosa JMJ Madrid 2011”. “La presencia del Santo Padre y sus palabras nos han alentado. Hemos vivido unos días de Iglesia universal, que nos han abierto a horizontes muy grandes. Mi agradecimiento a los jóvenes que han participado; también a las familias de acogida y a tantas iniciativas, tras las que hay personas concretas”, añade.

Para Mons. Rodríguez Plaza, “la Jornada Mundial de la Juventud ha supuesto un reto”, y se pregunta: “¿seremos capaces de aprovechar el impulso de gracia de Dios que el Papa nos ha dado? ¿Ese reto sólo es para el Obispo y los sacerdotes? No, sino para todo el Pueblo Santo de Dios”, afirma.

Así, manifiesta su deseo de que “las futuras programaciones pastorales se propongan dar un impulso de nueva evangelización para las familias y desde las familias, inspirada en el proceso de iniciación cristiana y asumiendo la pastoral familia como «dimensión esencial de toda evangelización»”. Y asegura que “el tiempo y la caridad de Cristo nos urge para evangelizar a tantas personas indiferentes y sin adhesión viva a Cristo Resucitado, que es quien cambia la vida y tiene capacidad por el Espíritu Santo de crear nuevas situaciones en su Iglesia”. “Sin duda que nuestra Diócesis está comprometida en la reflexión sobre la transmisión de la fe”, en continuidad con la labor que desarrollan otras muchas diócesis de España y de Europa, afirma.

Considera que “hay mucho que hacer; pero hay mucho que rezar”, y concluye manifestando sus “ganas de evangelizar, ansias de conocer mejor a Cristo y a su Iglesia”.