Cada familia es una piedra viva en la construcción de la sociedad”, (Francisco)
SE LES DEBE MAS DE UN MILLON DE EUROS POR TREIS MIL ABORTOS…

Una buena noticia para bebés que esperan nacer: las siete clínicas abortivas que tenían convenio con la Junta de Castilla La Mancha, se declaran en huelga porque no se les paga

 

Una noticia estupenda que dará la vida a un número indeterminado de bebés: las clínicas abortivas de Castilla-La Mancha han decidido declararse en huelga al no haber recibido ningún pago del Servicio de Salud por la práctica de abortos tras la entrada en vigor de la llamada Ley de Salud Sexual y Reproductiva. La deuda contraída por la Comunidad con estas clínicas supera el millón de euros desde que la Junta llegó a un acuerdo con ellas hace 14 meses. Desde entonces se han practicado alrededor de tres mil abortos, todas ellos de bajo riesgo.

A partir de hoy, las mujeres que quieran interrumpir voluntariamente su embarazo en Castilla-La Mancha no podrán hacerlo a través de la Seguridad social. Las clínicas que han plantado cara a la Consejería de Sanidad son: Dator, El Bosque, Cire, Gimenur, Deia Médica, Iris y el Instituto Ginecológico de Murcia, los siete centros que en junio de 2010, ante la entrada en vigor de la nueva normativa, firmaron un convenio con el gobierno de Castilla-La Mancha para la práctica de abortos (sólo dos de las clínicas tienen sede en la región, mientras que el resto se encuentran en provincias limítrofes).

Desde julio del año pasado, estos centros han llevado a cabo todos las interrupciones del embarazo que se practicado en Castilla-La Mancha a cargo de la seguridad social -unas 3.000-, ya que ningún hospital público de la zona realiza este tipo de intervenciones. Sin embargo, sólo recibieron un primer pago en diciembre de 2010 por los servicios prestados entre julio y septiembre del pasado año. “Desde entonces no hemos vuelto a cobrar”, explica al periódico “El Mundo” Sergio Muñoz, responsable de la Clínica Cire de Ciudad Real y vocal en Castilla-La Mancha de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI).

“Tuvimos varias negociaciones ya con la Administración anterior [del PSOE], pero no se cumplieron los acuerdos. Esperamos a la toma de posesión del nuevo gobierno y pedimos varias reuniones en julio y agosto, pero no recibimos ninguna respuesta”, señala Muñoz, quien subraya que “la huelga es la única opción que nos queda. No soportamos más esta situación porque los proveedores no esperan y estamos viviendo de los bancos“.

No obstante, ha señalado que las clínicas seguirán atendiendo a mujeres cuyos casos merezcan una especial atención. “En las situaciones que no puedan esperar por malformaciones congénitas, patologías físicas o determinadas situaciones sociales, se realizarán las interrupciones”, ha aclarado Muñoz. Este tipo de abortos, ha añadido, no suponen la mayoría de las intervenciones que se realizan habitualmente.

Según Muñoz, el único contacto que el Gobierno regional ha mantenido con las clínicas afectadas se produjo el pasado 13 de septiembre, ante el anuncio de movilizaciones. “Nos pidieron esperar y que nos reuniésemos el próximo día 26, pero no quisieron adelantar ni siquiera el orden del día, así que nos vimos obligados a continuar con los cierres”, ha señalado Muñoz.