La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
DURANTE LA AUDIENCIA GENERAL

El Papa recuerda que a fe es «una certeza que va más allá de cualquier duda, oscuridad o cualquier desolación»

Benedicto XVI celebró ayer su habitual audiencia en el Aula Pablo VI del Vaticano en la que destacó que la violencia «lleva en sí misma siempre algo de bestial» porque cuando el hombre «agrede al hermano» algo «animal toma posesión de él» y «parece perder toda semblanza humana».

   Así, el Papa ha destacado que «tan sólo la intervención salvífica de Dios puede restituir al hombre su humanidad» y ha subrayado que sólo «la victoria de la fe puede transformar la muerte en don de la vida, el abismo de dolor en fuente de esperanza».

Según ha explicado Benedicto XVI, la fe es «una certeza que va más allá de cualquier duda, oscuridad o cualquier desolación».

Además, el Papa ha afirmado que «toda la historia bíblica ha sido una historia de un grito de ayuda por parte del pueblo y de una respuesta salvífica por parte de Dios». En este sentido, el Pontífice ha recordado las palabras de Jesús en la cruz, «Dios mío ¿Por qué me has abandonado?»  y ha destacado que estas palabras «son una oración» porque Jesús «mantiene la carga de un indecible sufrimiento, a la vez que abre a la certeza de la gloria».

Por otra parte, Benedicto XVI ha pedido a los fieles que aprendan a discernir «la realidad más allá de las apariencias» y reconozcan «en la cruz la manifestación plena de la vida» así como  «el camino de la exaltación precisamente en la humillación».