La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La poesía centroamericana da color al final del verano

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado. Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

Los tiempos convulsos en los que vivimos nos precipitan en el día a día, en problemas sin resolver, que requieren nuestra atención inmediata y no nos permiten un segundo de reflexión. Para eso están los filósofos y los poetas.

 

Con el correr del tiempo, ellos dejan valiosas perlas literarias que reflejan el sentimiento de la crisis, de la guerra, en este caso la llamada Gran Guerra, aunque luego hubiera una todavía más grande, la Segunda Guerra Mundial, y nos sirve todo ello de espejo en el que mirarnos desde este siglo XXI, que nos parece tan único y novedoso, y que por otro lado, tanto se parece al que acabamos da abandonar.

 

La antología Pájaro relojero: Poetas centroamericanos, selección y prólogo de Mario Campaña –Editorial Galaxia Gutenberg- es un magnífico ejemplo de esa crisis de identidad de los escritores que vivieron y escribieron entre los Modernistas, con Rubén Darío a la cabeza, que demostró que Centroamérica podía dar grandes escritores; y la nueva identidad del siglo XX de los autores que ofrece el libro, que habían superado ya la época nostálgica modernista y buscaban la Vanguardia.

 

Destacamos sin duda El soldado desconocido, de Salomón de la Selva. Poema que se ofrece íntegro y abriendo la antología por su crudeza, por su fuerza y por su relevancia, que ofrece un testimonio de esa Primera Guerra Mundial sangrienta y sin sentido, como todas las guerras al fin y al cabo.

 

Ahí encontramos el relato poético de un soldado, poco menos que adolescente, que llega a filas con ansias de heroicidad. Según van pasando las jornadas va haciéndose romántico, por un lado; y materialista, por otro. Más allá de importarle los principios por los que lucha, ni siquiera su país, ni salvar la vida, la gasolina para seguir combatiendo es tener una novia. No la esperanza de la que ya tiene, sino la que quiere tener, eso es lo que realmente le da fuerzas para seguir combatiendo.

 

Mucho más complejo y vanguardista es el segundo poema de la antología, que también se ofrece completo por su relevancia, se trata de  Maelstrom : Films Telescopiados, de Luis Cardoza y Aragón. Aquí la erudición tanto artística como literaria se deja ver en referencias a los principales autores del decadentismo parisino. También a los pintores que estaban revolucionando la vanguardia artística, entre ellos destaca nuestro malagueño Pablo Picasso, entre los decadentistas, por ser la cabeza visible Charles Baudelaire, aunque hay alusiones a otros más rebuscados como Joris-Karl Huysmans.

 

En fin, se trata de una obra que anticipa el boom que vendría de manos de los principales novelistas de los años 70 en adelante, por citar a algunos, Julio Cortázar, muy parecido en su experimentalismo, Gabriel García Márquez o Carlos Fuentes son otros autores que entrarían en la línea del poema que estamos reseñando.

 

Y muchos más autores que no podemos mencionar extensamente, pero que harán las delicias de los lectores de paladar abierto a la experimentación.

 

Formalmente, estamos hablando de un diseño retro, que recuerda a las preciadas ediciones que los profesores de literatura llevaban a clase para envidia nuestra y que solían abrir y leer para meternos en vena esta sangre que nos corre con un poco de blanco y negro a los que amamos la buena literatura.