La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El lenguaje de la verdad

No se puede decir que este fin de semana se ha producido la reentrada política, porque en realidad el verano ha estado dominado por una intensa actividad. Tradicionalmente el comienzo del curso se producía con la intervención de Rajoy en Soutomaior, en Pontevedra, y la presencia de Zapatero en Rodiezmo. A Zapatero, por segundo año consecutivo, no se le ha visto en la fiesta minera. El protagonismo lo ha tenido un más que amortizado Alfonso Guerra. Pero en las dos localidades se han pronunciado discursos que nos dan pistas de por dónde va a ir la pre-campaña.

Rajoy, que según las últimas encuestas parte con una ventaja de casi el 15 por ciento, reconoció que no tiene una varita mágica para salir de la crisis y que la situación es muy difícil. Horas después la gerente del Fondo Monetario Internacional, Cristine Lagarde, hablaba de una nueva recesión. Guerra, como Blanco había hecho el sábado, agitó el miedo a la derecha diciendo que viene con la motosierra que va a podar el estado del bienestar. Ya le ha contestado Cospedal acusando a la izquierda de ser la motosierra del empleo. Es difícil de soportar la idea de que la campaña electoral pueda, en la situación en la que estamos, moverse en ese nivel. Más que nunca hace falta en la vida política el lenguaje de la verdad. El gesto de la reforma constitucional ha ido en esa dirección. Ha hecho bien Rajoy en elevar el vuelo, y convendría que profundizara.