La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Reforma necesaria, pero impuesta

Con el acuerdo para introducir en la Constitución el principio de estabilidad presupuestaria, populares y socialistas dan un paso en la dirección adecuada, que debería abrir el camino a otras necesarias reformas de calado tras el 20 de noviembre. Una objeción de peso es que la reforma constitucional se pone en marcha en pleno mes de agosto y sin debate previo. Cierto. Y podría añadirse la humillación que supone que esta medida se produzca, a todas luces, al dictado europeo. Pero no será porque al Gobierno de Zapatero no se le haya advertido: formar parte del selecto club del euro implica hacer las reformas necesarias, o de lo contrario, las reformas vendrán impuestas desde fuera.

Ante la gravedad de la situación económica, también Italia y Francia han anunciado drásticas medidas en las últimas semanas, pero España va a ser el primer país comunitario que acometa la reforma constitucional demandada por Alemania, y el primer país también que se someta a las directrices comunitarias. Estamos, de facto, ante el embrión de un gobierno económico europeo, asunto demasiado importante, como para introducirlo por la vía de los hechos consumados. Si lo que se entiende por gobierno económico se reduce a un directorio, donde unos pocos dictan su criterio, poco futuro tendrá esta Europa, como ha vuelto a advertir el ex canciller alemán Helmut Kohl. Pero no menos cierto es que el país que quiera ser tomado en serio debe actuar como un un socio fiable, y renunciar a la improvisación y a la arbitrariedad, tan características de los últimos 7 años de Gobierno en España.