Una fe fuerte y saludable se alimenta constantemente de la Palabra de Dios (Francisco)

Hasta el necio cuando calla es contado por sabio (Proverbios)