Cuando no se adora a Dios, se adoran otras cosas. Dinero y poder son ídolos que a menudo ocupan el puesto de Dios (Francisco)

Hasta el necio cuando calla es contado por sabio (Proverbios)