La fuente de la alegría es el gozo de Dios (Benedicto XVI)

Hasta el necio cuando calla es contado por sabio (Proverbios)