La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

¡Madre, ponnos con Jesús!

¡Madre, ponnos con Jesús! Le gustaba decir a San Ignacio, uno de los Patronos de la JMJ 2011.  Para recorrer los días que nos faltan, necesitamos a María, necesitamos a Jesús, nos necesitamos unos a otros.

Existen voces contrarias, es verdad,  pero si reflexionamos, son muchas más, incontables, las voces favorables, ilusionadas, felices, esperanzadas, rezando día y noche, abriéndose al don de la conversión, al gozo del Espíritu, a la alegría de recibir al Quien viene en el nombre del Señor, abiertas a la fraternidad universal, etc., etc.

Y para hacer todo ello efectivo, necesitamos a María, a nuestra Virgen de la Almudena que está viviendo estos días en Madrid con cuidado y atención de Madre, con solicitud de Reina y Señora, con preocupación redentora, con deseos incontenibles de acercarnos a todos a Jesús. Sí a todos, incluso a quienes ignoran que el Señor los llama porque su Amor es infinito. Nos envía al Papa, al Santo Padre como Buen Pastor y Padre que también nos quiere a todos y es su deseo ardiente transmitirnos el amor del Corazón de Jesús, evangelizarnos, decir al mundo, al nuestro mundo de hoy, que por muy lamentable y triste que sea su situación  “El está con nosotros hasta el fin del mundo” y es El quien nos hará salir adelante: hambruna en África, guerra en el norte de África,  crisis económica, abortos, matrimonios rotos, asesinatos, robos, maltratos y un largo etc… nada podrá con el Amor de Jesucristo, con su Poder y su Fuerza. Sólo nos pide FE, ESPERANZA y AMOR.

Que María, con su amor y mano de Madre, nos mantenga con Jesús, nos enseñe a descubrirle en todo y siempre, nos enseñe a transmitir vida y esperanza.

Madrid, 8 de Julio de 2011