La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Yago de la Cierva afirma que «la JMJ será una fiesta con un millón de invitados»

«El momento más conmovedor será el encuentro con el Papa y sus jóvenes colegas: los docentes universitarios», explica Yago de la Cierva, director ejecutivo de la JMJ 2011, según recoge Religión en Libertad. La Jornada Mundial de la Juventud de Madrid (16-21 de agosto) se concentrará en la alegría, en las nuevas tecnologías y en el espíritu español de la “fiesta”.

Mediante móviles, i-pads, portátiles, los participantes podrán ver el video de las citas con Benedicto XVI y diversos materiales multimedia. Por ejemplo, «En cien segundos», sobre cómo rezar el rosario o prepararse para la confesión. Además, los chicos estarán informados en tiempo real: recibirán todas las actualizaciones del programa, sobre las zonas en las que se desarrollarán los eventos, sobre los puntos de descanso más cercanos y sobre los medios de transporte. «El objetivo es el de llevar a Jesús al espacio público, llegar al corazón de los que participen y de los que obseven desde lejos».

– ¿Cuántos peregrinos están previstos?
– No queremos entrar en la guerra de las cifras, porque con las nuevas tecnologías se pueden fotografiar y contar con absoluta precisión los participantes de un evento: las estimaciones se arriesgan a que los datos las desmientan. Pero, con seguridad, estamos muy satisfechos del número de inscripciones. Por el momento, hemos llegado a la cifra de 440 mil inscritos, a los que hay que sumar los 28 mil voluntarios. Durante los últimos diez días se han inscrito, en promedio, 4 mil chicos al día.

– ¿Los números están en la línea de las ediciones precedentes de las Jornadas de la Juventud?
– Nuestro modelo es la JMJ de Roma del 2000. Gracias a los cálculos precedentes sabemos que en los actos centrales de la Jornada Mundial de la Juventud participa el triple de los inscritos. Por eso nuestra precisión es que habrá un millón y medio de participantes. Todos nuestros cálculos, los de las mochilas, las camisetas, las comidas… los calibramos con base en la afluencia prevista. Si en las últimas dos semanas aumentan las inscripciones, estaremos a tiempo para aumentar nuestras dotaciones.

– ¿Habrá más “fiesta” o más oración?
– Nadie en el mundo reza 15 horas al día. Por suerte. La mayor trampa del cristianismo es la que lo presenta como una religión triste. Es importante mostrar el lado alegre de la fe a todos los que, sin conocer el cristianismo, tienen una idea lúgubre. Queremos derrumbar el lugar común de que el ser cristianos significa ser tristes y no tener motivos para ser felices. Dios no quiere que los hombres sean infelices. La verdad es la contraria. La alegría es fundamental para la vida cristiana radical. La gente se acercará a la fe si nosotros los cristianos mostramos una actitud positiva, si somos felices. Las caras alegres de los chicos que participarán en la JMJ serán lo primero que verán de nuestra fe los que no están cerca del cristianismo, La alegría será nuestra tarjeta de presentación.
 
– ¿Será una JMJ más virtual o más real?
– Estamos trabajando con mucho empeño en internet y en las redes sociales. A trav’es de Facebook y otras redes sociales queremos llegar a todos los jóvenes, usando sus canales habituales de comunicación. Esto le ofrece a los chicos la posibilidad de prepararse en las cuestiones logísticas, pero, sobre todo, espirituales de la Jornada Mundial de la Juventud. Hay ya 13 grupos activos en 13 lenguas activados en las redes sociales, de los que se encargan los voluntarios que representan a los grupos oficiales de la JMJ. Las redes sociales son un modo para llegar a los más jóvenes mucho más eficaz que la televisión. El sitio internet oficial del comité español (en la dirección: www. Jmj2011madrid.com) ofrece toda la información necesaria para participar en el evento.

– ¿Cuánto aportan a la organización los jóvenes mediante la red?
– Son los internautas los que aconsejan a los organizadores cómo subdividir las encuentros o cómo estructurar el programa. En Facebook, por ejemplo, hay 400 mil inscritos en la página de la JMJ. Muy pronto llegaremos a los 600 mil en total y para el encuentro con el Papa superaremos el millón. Estamos creando una comunidad para heredársela a la siguiente JMJ. La Jornada Mundial de la Juventud no es un evento aislado, sino una tradición. Para la gran mayoría de los participantes será la primera vez, pero habrá otros que ya han participado en las ediciones anteriores.

– ¿Cuáles serán los momentos más significativos?
– El Papa invitará a que los jóvenes cuenten a otros jóvenes lo que vieron y escucharon en Madrid. El Via crucis encerrará los significados y las emociones que tiene la Semana Santa para nosotros los españoles, puesto que es nuestra fiesta religiosa por antonomasia. Los pasajes serán del siglo XVII y de nuestros días: los textos los escribieron monjas que se ocupan de los que sufren. En lugar de pedir que artistas o escritores hicieran estas cosas, les pedimos a las Pequeñas Hermanas de la Cruz que lo hicieran porque están directamente en contacto con el sufrimiento humano todos los días. Serán textos simples y profundos para ayudar a rezar. Pero habrá otra sorpresa.

– ¿Cuál?
– Durante su visita a Santiago de Compostela del año pasado, le pedimos a Benedicto XVI si quería organizar un encuentro con los profesores universitarios y su respuesta fue un sí muy entusiasta. El Santo Padre dijo que él se considera un profesor, por lo que el encuentro con sus jóvenes colegas será el acto más personal de la Jornada de la Juventud de Madrid. La trascendencia forma parte integral de la misión de los muchos buenos católicos que se dedican a la enseñanza como medio para transmitir la fe. Cuando era cardenal, Joseph Ratzinger visitó El Escorial de Madrid y apreció muchísimo la cultura española.

– Entonces, ¿los chicos no serán solo espectadores?
– Ya desde ahora, gracias a internet, los chicos nos han dado muchas sugerencias, señalan lo que prefieren, votan por las canciones que se cantarán en los eventos junto al himno oficial. El programa incluye una noche blanca con museos e iglesias abiertas “non stop”, religiosidad totalmente española, devoción. Fe y belleza se mezclarán sobre todo con motivo del Via Crucis. España es un país que diempre ha sido fiel a la Iglesia Católica. Es un país que ha transmitido la fe a muchos continentes; la mayor parte de los católicos del mundo habla español, justamente porque fue evangelizada por españoles. La JMJ 2011 vuelve a entrar en contacto con aquel espíritu misionero y se lo ofrece a los jóvenes de hoy... muchos de aquellos predicadores que emprendían viajes hacia tierras remotas tenían menos de 25 años.

– ¿Por qué apostáis tanto por la red?
– Los instrumentos fundamentales para la comunicación serán Internet y las redes sociales, no solo para informar, sino también para comunicar, crear comunidades. Los teléfonos móviles de nueva generación ayudarán para estar en contacto, para recibir la información, las traducciones de las palabras del Santo Padre, los mensajes de parte de la organización. Las redes sociales son un instrumento fundamental no solo para transmitir la fe, sino también para vivirla mejor, para conocerla mejor, para crear comunidades virtuales y también comunidades reales. No serán solo días de fiesta. La JMJ no es un punto de llegada, sino un punto de partida. El Papa se dirige a los chicos que estén interesados en los valores trascendentes, que se divierten, que se preguntan, que rezan. Música, diversión, momentos de encuentro y para conocerse entre jóvenes de todo el mundo, pero sobre todo vida piadosa, adoración eucarística, catecismo, cultura. Diversión y tiempo libre que se alterna con la docrtina eucarística y con el aprendizaje de la doctrina cristiana, con el conocimiento de la fe mediante la cultura española. Es importante que todo funcione bien; hay que comer y dormir bien, que no se tenga que caminar demasiado. Para los que no pueden venir, los medios nuevos ayudarán para que estén dentro del evento.

– ¿Qué permanecerá de la JMJ de Madrid?
– Estos jóvenes son el rostro más hermoso de la Iglesia; muchos de ellos ayudan en las parroquias y a los más necesitados. En la Jornada Mundial de la Juventud se podrán estrechar los lazos entre jóvenes de todo el mundo. Lazos que pueden durar toda la vida. El objetivo es llevar a Jesús al espacio público, llegar al corazón de los que participan o simplemente observan.