La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El coordinador de la JMJ de la Vicaría I: «Son muchos los que están trabajando en equipo, viviendo una experiencia de Iglesia, superando las dificultades y arrimando el hombro”

La Cruz llegará a la Vicaría I el próximo viernes, 5 de agosto. Con este motivo, el coordinador de la JMJ en la Vicaría I, José María Marín Fernández-Díez, nos ha explicado el significado que tiene recibir la Cruz de los Jóvenes unos días antes de la visita del Papa y cómo se ha preparado su acogida.

“Fue tan grata la experiencia de tener la Cruz de los Jóvenes, que la noticia de volverla a tener, aunque sea sólo un día, ha llenado de alegría a todos los jóvenes de la Vicaría”, explica José María Marín, sobre la recepción de la Cruz el 5 de agosto. Se trata, añade, de “un anticipo de la JMJ”. En definitiva, “centrar todos los trabajos que se están realizando en los distintos ámbitos en lo esencial: que Cristo nos ha salvado en la Cruz, que el encuentro de agosto es la celebración de nuestra fe, del amor incondicional de Cristo”.

Desde que la Cruz visitó por primera vez la Vicaría, señala, “el trabajo se ha ido intensificando según se van acercando las Jornadas”. Sobre todo, añade, se ha intensificado la oración, la ilusión, y la esperanza de que en la JMJ se vivirán “unos días de gracia, de confesiones, de conversiones y de decisiones, por parte de muchos jóvenes para seguir más de cerca a Cristo”.

Respecto a cuántos jóvenes se han implicado en la preparación de la jornada, afirma que son muchos los que están “trabajando en equipo, viviendo una experiencia de Iglesia, superando las dificultades, arrimando el hombro. Sin duda, va a ser un acontecimiento imborrable”.

Durante la jornada del 5 de agosto, la Cruz estará en el Centro de Acogida de Peregrinos de la Vicaría I, desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche, acompañada por los arciprestazgos de la Vicaría. Los que asistan podrán recibir el Sacramento de la Confesión, como preparación para la JMJ, con posibilidad de contemplar la Pasión, rezar en silencio, de rezar el Vía Crucis, de celebrar la Eucaristía,…

Finalmente reconoce que la implicación de la Vicaría I en la JMJ en cuestión de jóvenes “ha sido estupenda”. “Animados por los sacerdotes, hay miles de voluntarios y de familias de acogida que están poniendo a disposición su tiempo, sus recursos, sus casas, para el buen desarrollo de la JMJ. Se es consciente del papel esencial de acoger al peregrino, de dar de lo nuestro para que los demás puedan participar de la mejor manera de este encuentro. Se esperan muchas gracias de Dios para los que vienen y los que acogemos. ¡No las desaprovechemos!”.