La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Ésta es la juventud del Papa

Apenas quedan 20 días para la Jornada Mundial de la Juventud, que convertirá a Madrid en centro de las miradas de todo el mundo, y que servirá también para romper muchos tópicos. Es evidente que los jóvenes católicos no son hoy mayoría, pero no existe ningún otro fragmento juvenil que presente cifras siquiera comparables. Pero más que los números, lo más sorprendente de estos jóvenes son sus firmes convicciones, mantenidas  contracorriente en el actual clima cultural de Occidente. Un sondeo entre quienes van a participar en la Jornada Mundial revela que la inmensa mayoría valora sobre todo la oportunidad de tener un encuentro personal con Jesucristo. Consideran que ese encuentro cambia la vida, lleva a descubrir su sentido profundo y mueve al compromiso social.

Como decía el Papa en su Mensaje para esta Jornada, la juventud es “la edad en la que se busca un vida más grande”, lejos de “la mediocridad de la vida aburguesada”. No se trata, añadía, de “un sueño vacío, que se desvanece cuando uno se hace adulto”. El problema es que demasiadas veces se les presenta a los jóvenes propuestas disfrazadas de transgresión, que sólo destilan mediocridad, siempre dentro de los estrechos márgenes de la cultura consumista.