Cuando no se adora a Dios, se adoran otras cosas. Dinero y poder son ídolos que a menudo ocupan el puesto de Dios (Francisco)

Masacre en Noruega

La tranquila Noruega se ha visto sacudida  por dos atentados que han provocado una auténtica masacre. Primero se vio golpeado  el centro de Oslo y luego un tiroteo terrible en la isla de Utoya. El balance todavía provisional de víctimas mortales se acerca a 100. En este momento es útil, antes de cualquier otra consideración, rezar por los fallecidos y por sus familiares. El origen del ataque es todavía oscuro. El único detenido es un joven que podría tener relación con la ultraderecha. Pero no está cerrada ninguna línea de investigación. Noruega es un pequeño país con uno de los niveles de riqueza más altos del mundo. La violencia lo ha golpeado como no lo había golpeado desde la Segunda Guerra Mundial.

La presencia de una violencia tan intensa en sociedades que han alcanzado los más altos niveles de desarrollo obliga a preguntarse por sus fundamentos.  Las ideologías del origen que sean fomentan una falta de respeto por la dignidad de la persona. La reducción del hombre a puro momento efímero de la historia, destello entre la nada anterior al nacimiento y a su muerte, favorece la justificación de una violencia con resultados que a todos nos escandalizan. Bajo un aparente paraíso se esconden en ocasiones amenazas que tienen como raíz la cultura de la muerte