La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
EN ARANJUEZ

José Luis Restán en Aranjuez: “Amargura y el cinismo no pueden ser el futuro de los jóvenes”

Según recoge RevistaEcclesia, el director de la programación socio-religiosa de la cadena Cope aseguró ayer durante el Curso de Verano de Juan Carlos I de Aranjuez, que el déficit educativo está en la base de los grandes problemas culturales de nuestro tiempo. “La amargura y el cinismo no pueden ser el futuro de los jóvenes, por lo que tenemos que ayudarles  a encontrar su camino, no pueden sentirse frustrados. Esto es un fenómeno cultural que puede cambiar.”

Hablando sobre la relación entre libertad, verdad, relativismo, responsabilidad y juventud en la sociedad contemporánea, Restán afirmó que «todo se vuelve relativo cuando hay desconexión de la propia realidad. Más profundo que la cuestión moral es esta desconexión, es esta falta de razón que debe tender a la verdad” 

Durante su intervención en el curso “Los Jóvenes y la Iglesia”, en la Universidad Rey Juan Carlos, Restán dijo que “el déficit educativo está en la base de los grandes problemas culturales”, añadiendo que “la ignorancia juvenil con respecto a las ideologías que han llevado al mundo a grandes catástrofes les hacen vulnerables ante estos proyectos.” 

El periodista también declaró que “uno de los problemas es que los jóvenes quieren llevar su propia vida, pero sienten que pertenecen a un mundo anónimo, movido por otros. Es por ello que la Iglesia tiene que conectar con ellos, con sus problemas, con sus deseos, y desde ahí justamente poder anunciar el proyecto de Jesucristo”. Dentro de este desafío, ahondó en la necesidad, manifestada por Benedicto XVI, de “generar centros, lugares en esa periferia, donde se recupere la propia identidad: La familia, la parroquia, las asociaciones civiles y los movimientos, deben ser lugares donde se aprenda a vivir, donde el ser humano pueda ir creciendo en todas las dimensiones, porque va adentrándose en el conocimiento de la verdad.”

 Asimismo, el actual director de la programación socio-religiosa de la cadena Cope habló del monasterio, referencia para la construcción de Europa, como “un signo para que hoy, de nuevo, haya instituciones que se preocupen de transmitir el conocimiento y la espiritualidad para una nueva cultura de la vida que interaccione verdad, belleza y bondad”. De hecho, aseguró que “faltan hombres y mujeres que quieran traspasar la herencia que han recibido, de experiencia de fe y de contenidos donde se encuentren los principios y fundamentos. 

“Lo que puede vencer al relativismo”, declaró, “no será una propuesta de cambio moral, sino el encuentro con la verdad hecha carne”, concluyendo que “la JMJ es un gran camino para descubrir los deseos que hay en el corazón e intentar conseguir colmar y calmarlos como proyecto de vida”.