La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Javier Reyes: “Podré hablar en nombre de los voluntarios para agradecer al Santo Padre la entrega, ejemplo y confianza que ha depositado en nosotros para regalarnos esta experiencia única”

 Javier Reyes es un joven de 25 años que está colaborando como voluntario de la Jornada Mundial de la Juventud. Recientemente ha sido elegido como representante de los voluntarios españoles para dirigir unas palabras al Santo Padre en el encuentro que mantendrán voluntarios de todo el mundo en IFEMA. “Fue una sorpresa, que cuando asimilé acogí con ilusión”, afirma. 

Además, Javier Reyes es maestro, que como bien reconoce él mismo “no es una profesión, es una vocación”. Se especializó en lengua inglesa y estuvo viviendo y trabajando, como muchos jóvenes españoles en el extranjero, en concreto en Estados Unidos. Entre sus aficiones destacan el cine, la informática y el mundo multimedia, aunque también pasas muchas horas dedicado a los jóvenes en colegios, campamentos y salidas con jóvenes de las parroquias.

Recordando cómo surgió la idea de apuntarse como voluntario de la JMJ, Javier asegura que “no fue una idea, fue una continuidad” pues, como relata, “en mi casa todos somos voluntarios y, como dice mi madre, lo de estar apuntado es solo el trámite, la disponibilidad y la entrega es lo que ya hacemos cada día”.

Respecto al trabajo que desarrollan los voluntarios de cara a la JMJ, explica que “la función que tenemos es hacer que cada peregrino se sienta único, en atención, cuidados y participación”. Más en concreto, especifica que su función tiene dos partes: “soy el responsable de los voluntarios de mi arciprestazgo y también ayudo a mi madre, responsable de voluntariado de la Vicaría II, encargándome de la parte informática”. “Y a partir de unos pocos días mi trabajo estará en el CECAP de la Vicaría”, añade.

Javier comenta que vivirá la JMJ “como dice el chaleco, en disposición de servicio y entrega, sin descuidar la oración y la formación, porque es muy difícil dar si antes no has recibido”.

Además, participará en el encuentro que mantendrán con el Papa representantes de voluntarios de todo el mundo en IFEMA. “Ya está todo preparado y revisado”, señala. “Me llamaron para decírmelo cuando estaba en un campamento urbano, concretamente haciendo juegos en la piscina, así que al principio fue una sorpresa, que cuando asimilé acogí con ilusión”. Según destaca, “es algo que nunca piensas que te va a tocar a ti, fue como una explosión de emoción por dentro y también una alegría compartida de manera muy especial por mis abuelos”.

Como representante de los voluntarios españoles Javier dirigirá unas palabras al Santo Padre. “Para mí, después del esfuerzo y trabajo de todo este tiempo me parece un cierre magnífico”. Y es que “cuando todo en la JMJ haya salido estupendamente bien y los peregrinos hayan disfrutado y encontrado a Dios, podré hablar en nombre de los voluntarios para agradecer al Santo Padre su entrega, ejemplo y confianza que ha depositado en nosotros, en Madrid, para regalarnos esta experiencia única”. ”Sobre todo, añade, es un agradecimiento a las personas que han estado ayudando”.

 Finalmente, da gracias a Dios y a Nuestra Madre la Virgen, “que nos han bendecido para que arraigados, edificados en Cristo y firmes en la la fe tengamos fuerzas para que esto no acabe aquí si no que sea el principio de la tarea que se nos encomendó”.