La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
MIENTRAS LOS RADICALES ISLAMISTAS SE PERFILAN COMO PRIMERA FUERZA POLITICA

Manifestación en Túnez a favor de la libertad religiosa y de pensamiento

El estreno de una película dirigida por la tunecina Nadia Fani, titulada “Sin Dios ni maestros”, directamente dirigida contra la violencia de los radicales islamistas, provocó días pasados una serie de tumultos entre los que destacó el asalto al cine donde se proyectaba por parte de un grupo de extremistas. Como consecuencia de ello, ayer viernes, las calles de Túnez fueron escenario de una manifestación en la que cientos de tunecinos expresaron su apoyo a la libertad religiosas y su rechazo a la violencia islamista al considerar que es el germen del radicalismo que se ha expandido por gran parte del continente africano en los últimos meses.

Entre los manifestantes había representantes de varios partidos laicistas, incluido Nejib Chebbi, uno de los políticos más influyentes del país magrebí. “Estamos aquí para decir que la diferencia no justifica el recurso a la violencia”, indicó. Además, también participaron miembros de organizaciones pro Derechos Humanos y distintos representantes de la sociedad civil. “Túnez libre, extremismo fuera” y “Libertad religiosa, libertad de pensamiento”, rezaban algunas de las pancartas.

Seis meses después del derrocamiento del presidente Zin al Abidin Ben Alí, la tensión entre islamistas y liberales ha ido en aumento mientras el partido islamista En-Nahda se perfila como uno de los favoritos para las elecciones de octubre, algo que muchos tunecinos ven como una amenaza, ya que abogan por mantener la religión al margen del Estado.

Estrasburgo rechaza los recursos contra la prohibición de construir alminares en Suiza

Por otra parte se informa desde Estrasburgo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha declarado “inadmisibles” los recursos presentados contra la enmienda constitucional introducida en Suiza que prohíbe la construcción de alminares y que los denunciantes consideraban incompatible con la Convención Europea de Derechos Humanos.

En su veredicto, el Tribunal de Estrasburgo ha considerado que los recursos presentados por un ciudadano suizo musulmán y por varias asociaciones musulmanas del país, incluida la Liga de Musulmanes de Suiza, son “inadmisibles” puesto que estos no pueden presentarse como “víctimas” de una violación de la Convención.

Los suizos aprobaron en un referéndum en noviembre de 2009, con el 57,5 por ciento de los votos, la prohibición de construir nuevos alminares en el país, culminando así el proceso iniciado por una iniciativa popular presentada ante el Gobierno helvético. Ambos demandantes argumentaban que la prohibición supone una violación de la libertad religiosa y una discriminación por motivos religiosos.