La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

“Elegir la vida en lugar de las drogas”: la Iglesia invita a los jóvenes a reflexionar

La Iglesia argentina ha denunciado que “el flagelo del consumo de drogas se está expandiendo” y ha pedido a las autoridades la aplicación de políticas dirigidas a ayudar a quién sufre esta dependencia. Hace ya ocho meses, los Obispos pusieron en guardia sobre que en Argentina el consumo de drogas comienza a los ocho años de edad y ahora la Comisión Nacional de Pastoral de Drogodependencia, dirigida por Mons. Jorge Lozano, Obispo de Gualeguaychú, ha advertido que “hay una mayor disponibilidad de sustancias que se pueden conseguir con facilidad”, y se está verificando un aumento del tráfico de drogas.

Según el último Informe Mundial de Drogas 2011, publicado por las Naciones Unidas hace unos días, el 7,2% de la población entre 15 y 64 años han consumido marihuana al menos una vez en el último año. Y la cifra se eleva al 7,6% entre los jóvenes de 13 a 17 años. “Hay más oferta, se está extendiendo la idea de que la droga es igual a un cigarrillo que no hace daño, y las autoridades políticas no emiten mensajes claros”, ha afirmado Mons. Lozano en una rueda de prensa, reiterando además que cada vez más las familias y los jóvenes afectados por la adicción a las drogas consultan a la Iglesia. 

Durante una reunión de tres días, que finalizó ayer, 26 de junio, que llevó a Luján a los responsables de pastoral de todas las diócesis argentinas, la Comisión Nacional de Pastoral de Drogadependencia atribuye la expansión en el uso de drogas al tráfico de drogas cada vez mayor. Este grave problema social “es el resultado de menos control, más sobornos, más amenazas, más traslado de soberanía a bandas mafiosas que se adueñan de barrios enteros”.

Después de la reunión, que terminó con una misa presidida por el Mons. Lozano en la Basílica de Luján, se ha emitido un comunicado que tiene intención de aumentar la conciencia pública sobre el aumento del flagelo de las drogas. El documento se titula “Elegir la vida es mejor” y conecta este “crecimiento nefasto” a la combinación de cuatro elementos íntimamente vinculados: delito – corrupción – impunidad – tolerancia social.

El informe de la ONU confirma que Argentina es el primer país de América del Sur en el consumo de marihuana y el segundo en el uso de la cocaína, después de Brasil. Para la Iglesia, el problema va mucho más allá de las estadísticas y refuerza la percepción que Argentina ha dejado de ser un país de tránsito de drogas para convertirse en país de consumo. (CE)