La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Olegario González de Cardedal, asegura que el Papa ha tenido que «renunciar a mucho» desde que fue nombrado arzobispo de Munich

 El nuevo ‘premio nobel’ de la teología y catedrático emérito de Teología Dogmática en la Pontificia Universidad de Salamanca, el español Olegario González de Cardedal ha asegurado que el Papa es «un pobre cura al que Dios y la Iglesia le han pedido ir de renuncia en renuncia», durante un encuentro con periodistas celebrado en la Embajada de España ante la Santa Sede antes de la entrega del ‘Premio Ratzinger’ de Teología.

   La Fundación vaticana ‘Joseph Ratzinger-Benedicto XVI’ anunció el pasado 14 de junio los nombres de los tres teólogos a quienes la fundación otorgó el llamado ‘premio Ratzinger’ a la excelencia en la investigación teológica, el teólogo italiano Manlio Simonetti, el abad del monasterio austríaco de Heilgenkreuz, Maximilian Heim y el profesor Olegario González de Cardedal. El mismo Benedicto XVI será quien entregue oficialmente este jueves en el Vaticano el ‘Premio Ratzinger’ de Teología a Olegario González de Cardedal, quien fue amigo personal del Pontífice cuando ambos fueron miembros de la Comisión Teológica Internacional.

   González de Cardedal fue por diez años miembro de  esta comisión entre los años 1969 y 1979 y fundador y director de la Escuela de Teología K.Rahner-Huber Von Balthasar en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, así como miembro numerario de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas de Madrid.

   González de Cardedal ha reconocido que es «un honor» recibir este premio porque «va con la coherencia de su vida» de sacerdote y de teólogo. Según ha destacado el profesor, él ha hecho teología «siempre y donde la teología ha tenido un lugar digno».

Por otra parte, González de Cardedal ha recordado que con Benedicto XVI le une «una gran amistad» desde que ambos estuvieron en la Comisión Teológica Internacional y ha recordado que ambos son dos personas «teológicamente apasionadas, dispuestas a difundir la teología y la cultura en la Iglesia». Así, González de Cardedal ha destacado que Joseph Ratzinger «ha tenido que renunciar a mucho» desde que tuvo «que abandonar la cátedra de la universidad» para ser «arzobispo de Münich».

   Según ha explicado el teólogo, debe ser «muy difícil ser Papa» y retener «la intensidad intelectual de fondo que reclama una gran obra» como la que pensaba realizar Benedicto XVI antes de su nombramiento. Sin embargo, González de Cardedal ha recordado que la función del Pontífice «es ser padre, pastor y maestro» y que Benedicto XVI ha desarrollado sobre todo la de «ser maestro» porque «es un teólogo».

   Por otra parte, el teólogo ha lamentado que en España existen «dos malentendidos de la personalidad» de Benedicto XVI porque «por un lado existe un integrismo que se lo quiere apropiar y un progresismo que no lo ha leído, que lo ha maldecido, que lo odia y que lo considera cabeza de turco del intelectualismo en Europa». No obstante, González de Cardedal ha destacado que el Pontífice «no necesita defensa» sino que es necesario «leerlo».