La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Papa pide a los españoles que recen para que la Iglesia sea «instrumento de reconciliación»

El Papa Benedicto XVI pidió ayer durante el rezo del Ángelus a los peregrinos en lengua española, que recen para que la Iglesia «permanezca en el mundo como signo de santidad e instrumento de reconciliación».  Ante miles de peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, Benedicto XVI destacó que «la fe profesada por Pedro constituye el fundamento de la Iglesia» y recordó que en la Iglesia de Roma converge «cualquier otra Iglesia, los fieles de todo el mundo, porque en ella se custodia desde siempre la tradición de los apóstoles».

   Además, el Papa subrayó que durante la entrega del llamado ‘palio’ a 45 arzobispos metropolitanos en la misa celebrada en la Basílica de San Pedro, destacó que «el testimonio de amor y de fidelidad de los apóstoles Pedro y Pablo iluminan a los pastores de la Iglesia para conducir a los hombres a la verdad, formándoles en la fe en Cristo». Ambos apóstoles «son las alas del conocimiento de Dios, que han recorrido la tierra hasta sus confines» y «las manos del evangelio de la gracia, los pies de la verdad del anuncio, los ríos de la sabiduría y los brazos de la cruz».

   Según declaró el Papa, San Pedro representa «la unidad del colegio apostólico» y ha recordado que el ‘palio’ «manifiesta la comunión con el Obispo de Roma en la misión de guiar el pueblo de Dios a la salvación». «El primado de Pedro es una predilección divina, como lo es también la vocación sacerdotal» y ha recordado que «así ocurre a quien decide responder a la llamada de Dios con la totalidad de la propia vida».

   Benedicto XVI, que celebraba ayer sus 60 años de ordenación sacerdotal, agradeció a Dios «su llamada y el ministerio sacerdotal» así como «a todos aquellos que han manifestado su cercanía» y le apoyan con la oración.  Joseph Ratzinger fue ordenado como sacerdote junto con su hermano Georg el 29 de junio de 1951 en la catedral de Frisinga-Múnich por el entonces cardenal Michael von Faulhaber. En 1977 fue nombrado arzobispo de Múnich por el Papa Pablo VI y cardenal el 27 de junio de ése mismo año.  

   En 1981, Juan Pablo II le nombró prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, un dicasterio que el cardenal Ratzinger presidió hasta 2005, cuando subió al solio Pontificio como Benedicto XVI.