La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
CELEBRACIÓN DEL CORPUS

El Cardenal Rouco: «Sólo ’Enraizados en Cristo, firmes en la fe’ se puede dar respuesta a los problemas, inquietudes y expectativas de los jóvenes de nuestro tiempo, donde suena de nuevo el no a Dios»

El Cardenal-Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, presidió ayer la solemnidad del Corpus Christi, que este año ha sido convocado con el lema ‘Con la Eucaristía firmes en la fe’, en consonancia con la Jornada Mundial de la Juventud. La Eucaristía se celebró en la Catedral de la Almudena y asistieron más de tres mil fieles, que participaron después en la procesión por las calles Mayor, Bordadores y Arenal hasta volver a la Catedral donde se realizó la reserva del Santísimo.

Recordando el Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Madrid hace cien años, el Cardenal destacó que “este año coincide con otro encuentro internacional pero ya de una dimensión verdaderamente mundial, que va a tener lugar en Madrid, la tercera semana de agosto: la XXVI Jornada Mundial de la Juventud”.

Para el Cardenal aquel Congreso Eucarístico de 1911 “fue un poco la respuesta de la Iglesia de entonces -que presidía un Santo, san Pío X- también a los retos que a ella se le presentaban en aquel mundo de comienzos del xx, donde la negación de Dios era frecuente, donde acababa de declararse la muerte de Dios, donde la apostasía de los pueblos viejos de la cristiana Europa, era también un hecho y donde los problemas sociales eran de una extrema gravedad”.

En este sentido, subrayó que “Jesucristo es amigo, es el camino de los jóvenes y de todos nosotros ‘enraizados en Cristo, firmes en la fe’”. Y sólo así se puede dar respuesta “a los problemas del momento y a las inquietudes y expectativas y de los jóvenes de nuestro tiempo, donde suena de nuevo el no a Dios”.

El Cardenal destacó que “el haber abandonado a Cristo sacramentado, haber abandonado y descuidado ir a beber de la Fuente del Amor, no puede traer nada más que calamidades en esta vida y ruptura de horizontes de salvación en este mundo para todas las generaciones, y también para los jóvenes, y para los que sufren el desempleo, la enfermedad, la crisis interior, la destrucción de la personalidad, las familias rotas, en ese panorama nuestro de nuestros días… sólo en Él encontraremos la Fuente del Amor”. Así, “como una gran profesión de fe” se celebró ayer la Eucaristía del Corpus Christi”.

Finalmente, pidió “por los frutos de la JMJ, por nuestra comunidad diocesana y los jóvenes de España, de Europa y del mundo”.