La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
NO RESPETA LA IGUALDAD DE TRATO

El IRPF en España discrimina a las familias

El tratamiento fiscal de la familia ha sido, y sigue siendo aún, un problema sin resolver. En España el IRPF es  un impuesto que discrimina a las familias. Son las conclusiones del informe “IRPF e igualdad de trato a las familias”, realizado por el Barómetro de la Familia de la Fundación Acción Familiar.

El  IPRF en España no sólo no protege a la familia, sino que la discrimina cuando la renta es percibida sólo por uno de los cónyuges. Las autoras de este informe, Mª Teresa López y Mónica Gómez de la Torre, afirman que “el esfuerzo fiscal que las familias deben hacer en relación al pago del IRPF es cada vez más elevado. Se puede afirmar que las familias españolas, sobre todo cuando uno de los cónyuges, normalmente la mujer, no percibe rendimiento alguno por su trabajo (lo que no quiere decir que no trabaje), no sólo no se las protege sino que son claramente discriminadas con respecto a aquellas otras en las que el mismo volumen de ingresos es percibido por ambos. No parece que esto deba aceptarse cuando el IRPF no grava rentas monetarias sino capacidad económica”.

“El tratamiento fiscal de las parejas casadas lleva en muchos casos –asegura el informe- a una discriminación de éstas, al hacerles soportar una carga fiscal más elevada, lo que supone un claro incumplimiento de la verdadera igualdad de trato”. Se destaca asimismo las ventajas de la posibilidad de tributar conjuntamente, ya que permite elegir a cada familia y reduce considerablemente la complejidad y costes administrativos que se derivan de la gestión del impuesto. Según los últimos datos estadísticos, una cuarta parte de las declaraciones de la renta presentadas en España son conjuntas.

Por comunidades autónomas

El informe “IRPF e igualdad de trato a las familias” realiza un estudio comparado por comunidades autónomas entre dos familias idénticas (padre, madre y tres hijos pequeños). En un caso trabajan los dos progenitores y en el segundo sólo trabaja fuera de casa uno de ellos.

Extremadura es la comunidad donde la familia en la que sólo trabaja uno, paga más impuestos por IRPF, seguida de Castilla La-Mancha y Cantabria. La cuota en la que trabajan los dos también es la más alta en Extremadura, Cantabria y Castilla La-Mancha, por este orden.

La autonomía donde ambas familias pagan menos IRPF es la Comunidad Valenciana. La familia en la que trabajan los dos tiene la  mayor renta disponible si reside, por este orden, en Valencia, Canarias y Castilla y León. Por el contrario, tiene la menor si lo hace en Extremadura y Cantabria. La familia en la que sólo trabaja un cónyuge tiene la mayor renta disponible en Valencia, Castilla y León y Galicia, por este orden. Y la menor en Extremadura, Castilla La-Mancha, Cantabria y Asturias.

La Fundación Acción Familiar denuncia las fuertes críticas que los defensores de la llamada ideología de género están lanzando contra las declaraciones conjuntas. Los defensores de esta ideología aseguran que la declaración conjunta invita a las mujeres a permanecer en casa y a desarrollar un trabajo que resulta improductivo e invisible. La decisión de trabajar o no trabajar fuera de casa no le corresponde al legislador, sino a la pareja, aquél sólo debe ocuparse de hacer políticas económicas que faciliten la creación de empleo” para quienes deseen trabajar puedan hacerlo en las condiciones adecuadas a sus necesidades.