La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La violencia de género del siglo XVII

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado. Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

Calderón de la Barca ha pasado a la historia de la literatura por dos referencias. Por La vida es seño, y por sus dramas de honor. Destacan tres: El médico de su honra; El pintor de su deshonra; y la obra que hoy destacamos, A secreto agravio, secreta venganza –Editorial Cátedra-

A los lectores de Análisis Digital que les gustara la relativamente reciente representación de El pintor de su deshonra, les recomendamos la lectura de hoy, no sólo porque son obras que tratan el mismo tema y están emparentadas; sino también por el excelente trabajo introductorio de Erik Coenen que les servirá para entender a uno de nuestros grandes dramaturgos, Pedro Calderón de la Barca. Un comediante que supo aprovechar la herencia del ciclo de Lope, y a su vez, renovar la escena española encabezando un nuevo ciclo que incluye a autores de la talla de Tirso de Molina o Agustín Moreto.

Erik Coenen me ha obligado a sacar un lapicero y hacer pequeñas señales que, a quien de veras le interese la literatura, les resultarán muy curiosas. Por ejemplo, el nombre de esta desgracia que azota a nuestro país y que se ha rebautizado como “violencia de género”, que realmente está bautizado por el derecho romano, a saber, “uxoricidio”, es decir, el asesinato de una mujer por su marido.

Otro de sus regalos es un recurso de Calderón llamado “literalización de la metáfora” es decir, que una metáfora se haga literal. En este caso, el fuego del amor, se convierte en una muerte literal en un incendio.

Para sorpresa de nuestros lectores, Pedro Calderón de la Barca es más feminista que machista en los tres dramas, ya que las protagonistas son víctimas inocentes, y por lo tanto, son ellas las receptoras del mensaje calderoniano, es a ellas a las que convierte en auténticas protagonistas de estos dramas por su muerte y por su inocencia. Leer los argumentos de Erik Coenen les convencerá definitivamente de esto.

En el aspecto formal, A secreto agravio, secreta venganza, auténtico libro de bolsillo, y por tanto, en primavera que vamos más ligeros de equipaje, el libro ideal para meter en un bolsillo y leer en esos pequeños trayectos de transporte, o en una consulta de dentista, en fin, en cualquier ocasión que podamos sacar un rato para leer. Merece la pena leer a los clásicos porque tienen el aval de la cultura.