La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Libertad educativa

El Mundo Castellón. Javier Arnal. 03/06/2011

            Las prioridades de ZP no son las de los españoles. Su origen tiene ingredientes de improvisación, sectarismo  y autismo, que mientras siga en el poder es un peligro constante.  ¿A qué viene ahora el proyecto de Ley de Igualdad de Trato, para impedir que los centros de educación diferenciada –es decir, los no mixtos-  puedan recibir dinero autonómico?  Insisto en “autonómico”, porque es una competencia de las comunidades autónomas, no del Estado, y este proyecto de Ley es una pifia monumental, un hazmerreír jurídico, puesto que es sencillamente anticonstitucional.

            El proyecto de ley fue aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros. Falta que el Congreso de los Diputados lo apruebe. Va a ser interesante comprobar cómo estamos de pulso político en España, con un proyecto aprobado con gran prisa tras el varapalo del 22-M para ZP y unos partidos que ya han tomado posiciones hace tiempo para un próximo Gobierno del PP. En buena lógica, no debería aprobarse, y si se aprueba no llegará a aplicarse. Pero sería un síntoma de salud política frenar esta alocada  y sectaria ocurrencia del todavía presidente del Gobierno.

            Los españoles queremos que aborde los problemas reales y urgentes que tenemos, como el paro juvenil. Esas cuestiones no le inquietan.

Parece ser que en España hay 67 centros educativos concertados con educación diferenciada, miles de familias que optan libremente por este tipo de educación, avalado por estudios de la UNESCO y de muchos expertos, pero sin menospreciar a quien desee educación mixta: tan libre es una opción como la otra.

            El proyecto dice que  la enseñanza no mixta “discrimina”.  Si discrimina, que intente cerrar todos los centros educativos con educación diferenciada, tengan concierto o no.  ZP debe acusar a Estados Unidos –hay más de 3.000 escuelas diferenciadas-, Gran Bretaña y Suecia, por poner unos ejemplos, de “discriminar” y atentar tan salvajemente contra los derechos humanos. Debe alertar a la humanidad.

Tal vez  ZP es un auténtico líder planetario, que no descarta lograr un nuevo orden mundial poniendo de acuerdo a todas las civilizaciones, y que sencillamente el 22-M comprobó que el pueblo español no le valora y está equivocado. Este proyecto es una payasada intolerable, un atropello jurídico y contra la libertad. Y van…