La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
en un encuentro con la hija y el marido de Asia Bibi

El Nuncio de Su Santidad en Francia pide la liberación de Asia Bibi

El nuncio apostólico en Francia, monseñor Luigi Ventura, ha tenido un encuentro con la hija y el marido de Asia Bibi, la mujer condenada a muerte en Pakistán por blasfemia y ha declarado que espera «que se le dé pronto la libertad».

Monseñor Ventura ha regalado al marido de Asia Bibi un rosario y ha expresado su «preocupación» por la «difícil situación» de los cristianos en la región. Además, el nuncio ha explicado que el caso de Asia Bibi «es emblemático porque es también un caso simbólico por los valores que deben encontrar espacio para afirmarse».

El nuncio en Francia ha subrayado que «incluso la familia de Asia Bibi reconoce que entre los musulmanes hay personas que están a favor de la amistad, del respeto de la solidaridad, de esta relación humana más fraterna y respetuosa» aunque también afirman que «al mismo tiempo, hay radicalismos y fanatismos que son difíciles de extirpar».

Además, ha destacado que los familiares de Asia Bibi se encuentran en Francia para intentar una vía diplomática a la situación de la joven cristiana. Según ha explicado el nuncio «el imán de la mezquita de París» les ha expresado su deseo de conseguir en Pakistán «una libertad religiosa para todos».

Así, ha subrayado que «existe el camino para solucionar este caso tan importante, porque la libertad religiosa está unida a cualquier otra libertad».

Asia Bibi fue condenada a muerte por «insultar al profeta» según la ley de la blasfemia vigente en el país y se encuentra encerrada en la cárcel de Sheikpura, en el Punjab pakistaní desde hace meses .La cristiana espera el juicio por el que se le condena a muerte, aunque las presiones de la comunidad internacional y los llamamientos de Benedicto XVI han conseguido parar el proceso por ahora.

Su caso y la petición de los cristianos de la región de modificar la ley han generado una onda de violencia que se ha saldado con los asesinatos del gobernador del Punjab, Salmaar Tasmeer y el ministro de las Minorías religiosas, Shahbaz Bhatti, quienes habían pedido a su vez la derogación de la ley.