La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
en l'osservatore romano

El Cardenal Sistach advierte que vivimos una época «en la que el hombre pretende edificar su vida a espaldas de Dios»

El arzobispo de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach, ha asegurado que la ciudad de Barcelona «participa de la secularización propia de las grandes ciudades del occidente europeo» y ha subrayado que «el laicismo parece decidido a recluir la expresión de la fe en el ámbito privado, dificultando la visibilidad de la fe y de las comunidades religiosas».

Así, ha señalado, en un artículo publicado en ‘L’Osservatore Romano’ recogido por Europa Press, que la basílica de la Sagrada Familia «es una obra con mucho significado» porque la construcción de una iglesia y especialmente de ésta «en una época en la que el hombre pretende edificar su vida de espaldas a Dios, como si Dios no existiera» muestra «la presencia de la trascendencia en la vida secular de la ciudad».

Además, el arzobispo de la ciudad catalana ha precisado que, «en medio de una ciudad europea y moderna», la basílica gaudiniana «es una invitación a no pararse en la dimensión horizontal de la existencia humana» y a «elevar la mirada hacia lo alto».

En este sentido, ha subrayado que la basílica de la Sagrada Familia, construida por Antonio Gaudí, ofrece a sus visitantes «un atrio de los gentiles donde ser evangelizados» y permite «un encuentro personal con el Señor mediante la catequesis de piedra de sus pórticos, sus naves y sus torres».

Asimismo, ha destacado que «no cabe ninguna duda de la intención evangelizadora» de Antonio Gaudí y ha asegurado estar «convencido» de que el deseo de Gaudí «de llevar a los no creyentes a la confesión de la gloria de Dios estaba inspirado por su sentimiento de respeto hacia ellos y por la bondad de su corazón».

Finalmente, el cardenal Sistach ha señalado que la basílica es «una cartografía de lo sagrado, un gran mapa abierto donde el mundo puede leer los grandes interrogantes de la vida, del origen y el final, del cielo y la tierra».