La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Nuevo Director Nacional de Obras Misionales Pontificias para el quinquenio 2011-2016

Anastasio Gil señala que “la cooperación con las actividades misioneras sólo puede entenderse desde la certeza de una pertenencia filial a la Iglesia”

El sacerdote diocesano de Madrid Anastasio Gil Robles ha tomado esta mañana posesión de su nuevo cargo como Director Nacional de Obras Misionales Pontificias para el quinquenio 2011-2016. Lo ha hecho en el transcurso de un acto presidido por el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Renzo Fratini, al que han asistido Mons. Francisco Pérez González, Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, así como el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española y Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. Juan Antonio Martínez Camino, sj., el Arzobispo de Toledo y Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, y representantes de las distintas instituciones misioneras.

Tras la firma del acta del nombramiento, Anastasio Gil ha dirigido unas palabras a los presentes, a quienes ha anunciado que ha encomendado las OMP al recién proclamado beato Juan Pablo II, que se unirá al patronazgo de San Francisco Javier y Santa Teresa del Niño Jesús en las OMP. El Nuevo Director de OMP ha recordado que la labor de esta institución es prestar servicio “a quienes dan su vida en territorio de misión” y promover la formación de los fieles misioneros. Así, ha señalado que las OMP “son instrumentos eclesiales para promover que los fieles pongan a disposición del Papa las facilidades económicas y materiales en ámbitos de donde aún no ha sido anunciado el Evangelio y para que los distribuyan entre los más necesitados a través de la celebración de la fe y como ejemplo de caridad”.

D. Anastasio Gil, Director Nacional de OMP

Según ha reconocido, “la cooperación con las actividades misioneras sólo puede entenderse desde la certeza de una pertenencia filial a la Iglesia, invitando a un estilo de vida evangélico y anunciando el compromiso irrefutable de la misión”. Y es que “no es posible la misión sin misioneros”. Por ello, los más de 14.000 misioneros españoles repartidos por los cinco continentes, “seguirán siendo los protegidos de nuestro trabajo, por encima de todo”. Ha tenido palabras de agradecimiento para Mons. Francisco Pérez, hasta ahora Director Nacional de OMP desde 2001, por “su bondad y su confianza”. Y ha concluido pidiendo la colaboración de los fieles para el próximo domingo, 8 de mayo, día en que se celebra la Jornada Nacional por las Vocaciones Nativas, bajo el lema “Vocaciones Nativas al servicio de la misión”.

Por su parte, el Nuncio ha recordado que “todos estamos llamados a ser mensajeros en el mundo de hoy” y que su nombramiento supone “un signo de participación y atención al compromiso misionero de la Iglesia”. “Me alegra que España tenga tantos misioneros en el mundo porque están haciendo una obra importante, a través de su formación, soporte espiritual y oración”, y ha apuntado que la obra más importante en la Nueva Evangelización es la espiritual, más aún, “en este mundo, alejado de valores cristianos, en contraste con una Iglesia viva en África y América”.

Mons. Francisco Pérez, por su parte, ha hecho entrega a su sucesor en el cargo de un Cristo de Javier de Navarra, “como un signo para que le lleve en esta nueva empresa, que es el servicio de las OMP”. “Está llamado a ejercer su ministerio, que la Iglesia le confía, conservando íntegro el depósito de la fe”, afirmó.