La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Abad de la Cofradía “Dulce Nombre de Jesús Nazareno”: «El Via Crucis será una oportunidad única para que los jóvenes puedan acercarse a la Pasión de Jesús, desde un prisma excepcional”

León será una de las 10 ciudades españolas que compodrán un Via Crucis histórico en la Jornada Mundial de la Juventud 2011, que se celebrará en Madrid, la tercera semana de agosto. “Nuestro Padre Jesús de Nazareno”, de la Cofradía “Dulce Nombre de Jesús Nazareno”, será una de las 14 tallas que estarán presentes en este acto tan importante. Por este motivo, Análisis Digital ha hablado con el abad de la Cofradía, José Alija, quien ha relatado el proceso por el que la talla ha sido escogida y afirma que la participación en el Via Crucis es un reconocimiento hacia la devoción de la talla y un reconocimiento a nuestra Semana Santa, nuestra Diócesis, la ciudad y pueblo de León

¿Qué supone para la Hermandad que la imagen que custodia de “Nuestro Padre Jesús Nazareno” vaya a participar en la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011?

Para la Cofradía “Dulce Nombre de Jesús Nazareno” supone un alto honor y un privilegio participar en tan relevante acto de culto y congregación de fieles junto al Santo Padre.

¿Qué cree que ha primado a la hora de escoger esta talla? Como abad de la Cofradía “Dulce Nombre de Jesús Nazareno”, ¿qué nos puede contar de cómo se ha desarrollado el proceso de selección hasta elegir definitivamente esta imagen?

Entendemos que han podido ser varios los factores los que han primado a la hora de elegir la talla de “Nuestro Padre Jesús Nazareno”. En primer lugar, puede haber influido la gran devoción popular que inspira nuestro titular, que ha estado presente al culto y en procesión cada Viernes Santo interrumpidamente durante 400 años. Además, la Semana Santa de León ha sido declarada de interés turístico internacional, con especial mención a la Ronda y Procesión de los Pasos, que organiza nuestra Cofradía. Por otro lado, el próximo año celebramos nuestro IV Centanario y el proyecto de conmemoración, apoyado por un comité de Honor presidido por S.A.R el Príncipe de Asturias Don Felipe de Borbón, ha tenido mucha difusión. También, los organizadores del Via Crucis encargados de escoger las tallas han podido fijarse en otras consideraciones artísticas o de cualquier otro índole.

¿Qué particularidad tienen las procesiones en León?

Las particularidades del Dulce Nombre de Jesús Nazareno son muchas, empezando por la manera y costumbre de portar nuestros pasos, ‘pujándolos’ a hombros con una cadencia especial, ‘raseando’ el adorno floral, el número de ‘braceros’, que así llamamos a los hermanos que pujan, su disposición y muchas otras peculiaridades que se podrán observar. Respecto a nuestro hábito, que desde hace 400 años es un túnica de sarga negra sencilla sin adornos con nuestro emblema morado a la altura del corazón, capillo negro bajo, corbata, zapatos y cordón negros, es cierto que están pensados para los rigores del clima leonés, pero todavía es pronto para saber la uniformidad que vamos adoptar en el desarrollo del Vía Crucis de la Jornada Mundial de la Juventud en el mes de agosto en Madrid.

¿Qué cree que el Via Crucis de la JMJ podrá aportar a los jóvenes de todo el mundo que desconocen esta devoción tan española y que asistirán la tercera semana de agosto a la JMJ de Madrid?

En realidad, se trata de una oportunidad única para que los jóvenes puedan acercarse a la Pasión de Jesucristo, desde el prisma excepcional que supone la contemplación de 14 obras de arte que representan un patrimonio cultural excepcional y que durante siglos ha catequizado a millones de personas a lo largo del vasto territorio de España.

Cada cofradía correrá con el gasto de traslado y seguro de las tallas, ¿se conoce ya cómo va a afrontarlo la cofradía que preside?

De momento nos encontramos en la fase de elaboración del presupuesto general de todos los gastos en que vamos a incurrir, pero a buen seguro que entre el apoyo de las instituciones locales, regionales y el gran colectivo de 4.500 hermanos que pertenecen al Dulce Nombre de Jesús Nazareno, podremos afrontarlos.