La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Si no sirve para el PSOE, no sirve para España

Zapatero ha anunciado que no será el candidato a las elecciones generales de 2012. Sin duda se ha visto presionado por su partido que no quería que siguiera lastrando las expectativas electorales para las elecciones municipales y autonómicas. Se abre ahora un período de incertidumbre y de lucha interna para elegir a su sucesor en el seno del PSOE. A diferencia de lo que hizo Aznar, Zapatero ha esperado hasta que la situación se ha hecho insostenible para anunciar sus planes. Aznar controlaba el PP, Zapatero no controla ya el PSOE.

Corremos el grave riesgo de que la agenda de un país como España que este año puede llegar a los cinco millones de parados, que tiene pendientes muchas y profundas reformas se confunda con la agenda del PSOE, un partido dividido. Los socialistas tienen que solucionar ahora la sucesión, con unas encuestas que pronostican una importante derrota. No tienen una tarea fácil. Pero con un partido enfrascado en sus problemas internos y con un presidente del Gobierno convertido en lo que los estadounidenses llaman un pato cojo es fácil pronosticar que va a faltar capacidad para gobernar. Antes de la sucesión el panorama estará dominado por las luchas de los aspirantes, después de la sucesión por la bicefalia. Sólo hay una fórmula para desbloquear esta situación: que del mismo modo que Zapatero ha anunciado que no se presenta a las elecciones generales de 2012 anticipe esas elecciones. De ese modo no nos convertiremos todos en rehenes de Ferraz. Si Zapatero no sirve para el PSOE tampoco sirve para los españoles.