La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

¿Hasta cuándo ETA?

Cuando los españoles deberían estar celebrando la derrota de la banda terrorista ETA y de sus cómplices, resulta que los etarras siguen ocupando las portadas de toda la prensa nacional. Las actas de las reuniones y negociaciones del Gobierno Zapatero con los terroristas, los juegos macabros de ciertos socialistas vascos, los intentos de colarse en las instituciones políticas y los silencios malintencionados del Ejecutivo español siguen demostrando que ETA no está acabada.

De eso, y no del Partido Popular, es de lo que debería ocuparse el Ministro Interior. Es muy grave que cuando el Gobierno Zapatero se ve acosado por las pruebas, el Ministro Rubalcaba pretenda cautivar a los españoles ironizando acerca del faisán o del Pacto Antiterrorista. La verdad es que ya nadie espera que el Gobierno dé la cara y asuma las consecuencias de sus actos. Y no porque estemos ante un Gobierno agónico, sino porque el Ejecutivo Zapatero es contumaz.

Menos mal que los jueces, con la ley en la mano, han puesto un primer dique a los planes de ETA. Aunque como no todo pueden ser buenas noticias, ahí está Eusko-Alkartasuna para hacer un hueco en sus listas a los batasunos. Éste es el drama de los españoles: que siempre hay alguien dispuesto a prestar a los etarras un balón de oxígeno.