La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

“Amigo Sancho, cosas veredes que no entenderes”-Rita Villena

Con el problema tan estremecedor que tenemos los andaluces; el número de personas que no disfrutan de lo más elemental, como es un puesto de trabajo, el fracaso escolar de los alumnos, la pésima atención a la Sanidad, etc. Bueno, pues en lugar de poner soluciones a estos principales problemas, lo único que se le ocurre a La Junta de Andalucía, a través de su Consejera de Sanidad es editar una guía para niños y jóvenes, en la que se ensalza y defiende la masturbación, fantasías eróticas y la píldora anticonceptiva.

A esa edad lo que tienen que aprender los niños y jóvenes, es ciencias, matemáticas, filosofía, esas materias de las que el cerebro necesita alimentarse desde la más tierna infancia para que sus valores, su cultura y su educación constituyan un pasaporte personal en las diferentes fronteras de la vida.

Estos políticos que nos ha tocado sufrir, que se pongan a trabajar para el bien del pueblo y sus ciudadanos, que para eso les han votado y dejen tranquilos a nuestros hijos. Ya lo dijeron un día: “Andalucía imparable”, ¡para lo que no deben!